La Dra. Natalia Gennaro Della Rossa ofrece todo lo que se debe saber sobre el envejecimiento

¿Qué es el envejecimiento?

Es cierto que el envejecimiento es un proceso biológico, es decir, natural que se produce por la acumulación progresiva y persistente de daño en el ADN, finalmente lleva a los cambios en la expresión de los genes, con producción de proteínas anómalas que alteran la función celular, los sistemas de reparación y otros procesos biológicos conduciendo a la disminución de la capacidad del cuerpo para mantener su equilibrio frente a los factores estresantes externos, se vuelve enfermo y muere.

También es cierto que hoy, el envejecimiento, se considera prematuro, quiere decir que se presentan los signos y síntomas de envejecimiento antes de tiempo, sin embargo, con un enfoque diferente en el cuidado del ADN y una mayor atención a su preservación, es posible mantener la vitalidad y la salud por más tiempo e incluso retrasar el envejecimiento un par de décadas.

De la mano de la Dra. Natalia Gennaro Della Rossa, recientemente galardonada como Médico del Año en Medicina Antiaging 2023, se exploran los principales mecanismos implicados en este proceso y el tratamiento actual

La Dra. Gennaro cuenta que hay varios mecanismos implicados en el envejecimiento;

Inflamación crónica de bajo grado: es la producción de proteínas inflamatorias persistentes a nivel celular en respuesta a agresores externos como la dieta, el estrés, los contaminantes y que se ha relacionado con el envejecimiento prematuro y el desarrollo de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardíacas, artritis, osteoporosis, obesidad, neurodegeneración y ciertos tipos de cáncer.

Alteraciones en la función mitocondrial: Las mitocondrias son las estructuras responsables de la producción de energía en las células, sufren disminución de su función, especialmente, por el exceso de estrés oxidativo, falta de nutrientes y falta de hormonas. Esto se transforma en un círculo vicioso que con la disminución o ausencia de mitocondrias, las células no pueden sobrevivir, aumenta el estrés oxidativo, conduce a daño celular y muerte celular.

Acortamiento de los telómeros: Los telómeros son las estructuras protectoras de los extremos de los cromosomas, estos se acortan con cada división celular, debido a un fenómeno llamado «end-replication problem» la enzima responsable de la síntesis del nuevo ADN no puede completar la copia y como resultado, los telómeros se acortan ligeramente en cada ciclo de división celular. Este acortamiento es progresivo y natural del envejecimiento, sin embargo, el estrés oxidativo y otros factores pueden acelerar el acortamiento de los telómeros.

Acumulación de daño celular y molecular: Con el tiempo, las células acumulan daño en su ADN, lo que afecta su expresión, produciendo proteínas deficientes y otros componentes celulares alterados.

Deterioro del control de la proliferación celular: El envejecimiento se asocia con cambios en la regulación de la proliferación celular, lo que puede contribuir a la acumulación de células dañadas.

Senescencia celular: Las células envejecidas o dañadas dejan de dividirse, pero siguen secretando moléculas inflamatorias. La acumulación de estas células senescentes interfiere con la función normal de los tejidos. Se considera un factor contribuyente al proceso de envejecimiento y al desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad.

Tratamiento actual del envejecimiento

El tratamiento del envejecimiento se centra en anticipar, prevenir y abordar sus manifestaciones clínicas, promoviendo una longevidad saludable libre de enfermedades crónicas, disfunciones o al menos disminución de ellas.

Algunas estrategias incluyen:

Dieta y ejercicio personalizado, reconociendo que las necesidades nutricionales y de ejercicio físico de cada individuo están influenciadas por factores genéticos, metabólicos, de estilo de vida y de salud individuales. Adaptando los requerimientos específicos de cada persona para optimizar su salud eficientemente, gestionar las condiciones médicas específicas, ayudar a fomentar una mayor adherencia al plan y reducir los efectos adversos causados por intolerancias alimentarias o lesiones deportivas, por ejemplo.

Se considera que no hay una talla única para todos en lo que respecta a la dieta y ejercicio físico que pueda ofrecer beneficios significativos para la salud y el bienestar individual.

Suplementos: Algunos suplementos nutricionales minerales, vitaminas, antiinflamatorios, antioxidantes, desglicantes, activadores de la telomerasa, etc., se han estudiado por su potencial para apoyar la salud durante el envejecimiento y se utilizan en la práctica diaria, pero siempre supervisados y se monitorizan niveles sanguíneos como intracelulares de distintas moléculas para evitar carencias o excesos.

Terapias hormonales: las terapias hormonales pueden ser utilizadas para abordar desequilibrios hormonales asociados con el envejecimiento y mejoran significativamente la fatiga, falta de energía, pérdida de memoria, alteración del sueño, cambios de humor, disfunción sexual y junto a la dieta y ejercicios físicos, mejora la composición corporal. Son tratamientos que ayudan a recuperar la vitalidad en el contexto de la medicina antiaging, para su seguridad se siguen pautas individualizadas y es fundamental adoptar un estilo de vida saludable individualizado.

¿Cuál es el futuro de la Medicina Antiaging?

El futuro de la Medicina Antiaging se vislumbra prometedor, con avances continuos en la comprensión de los procesos biológicos del envejecimiento y el desarrollo de enfoques terapéuticos innovadores.

Algunas de las tendencias incluyen:

Nuevos tratamientos para la senescencia celular, la inflamación crónica, la oxidación y el mantenimiento de la homeostasis, con el objetivo de prolongar la salud y la longevidad.

Medicina genómica y personalizada: El avance en las terapias de reprogramación genética y epigenética.

Intervenciones sobre la modulación del metabolismo.

La aplicación de la inteligencia artificial relacionada con el envejecimiento.

Avances en la medicina regenerativa: la medicina que repara, reemplaza o regenera tejidos y órganos dañados, se estima desempeñará un papel muy importante en el tratamiento de enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

En resumen, el envejecimiento es un proceso natural que implica una serie de cambios biológicos y moleculares que llevan a la disfunción celular y enfermedades, pero se considera que actualmente llega demasiado temprano a las vidas y que es plausible de tratamiento con estrategias cada vez más eficaces para promover y mejorar la calidad de vida a medida que se envejece. Se esperan grandes avances en el futuro próximo.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.