La Fiscalía archiva la investigación que buscaba esclarecer el origen del incendio del Hotel Corona de Aragón de 1979

Las últimas pesquisas no han permitido encontrar nuevas pruebas que arrojen luz sobre lo ocurrido.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha archivado las pesquisas que retomó el pasado mes de abril con el objetivo de recabar nuevos datos que permitieran esclarecer el origen o la posible autoría del incendio del Hotel Corona de Aragón de Zaragoza, que se produjo el 12 de julio de 1979 y dejó un saldo 78 fallecidos y 114 heridos.

La investigación se reabrió ante la expectativa de que tres testigos, dos mediante sus declaraciones y un tercero a través de diversa documentación, aportasen nuevos datos que permitieran arrojar luz sobre lo ocurrido, pero no ha sido así, según las fuentes fiscales consultadas por Europa Press.

Cuando se reactivó la investigación, las fuentes ya advertían de que el tiempo transcurrido desde el accidente hacía muy difícil conseguir nuevas pruebas para averiguar cómo se inició el fuego.

En el momento del accidente se encontraban alojados en el hotel una gran cantidad de militares que iban a asistir a la entrega de despachos de la Academia General Militar. Además, en el establecimiento también descansaba la viuda del dictador Francisco Franco, Carmen Polo, junto a varios familiares.

En los más de 40 años transcurridos desde el suceso, el caso ya se ha reabierto y archivado en varias ocasiones sin que hasta ahora haya sido posible asentar una hipótesis sólida de lo que pasó en el Hotel Corona.

EL INCENDIO «NO PUDO PROVOCARSE DE FORMA CASUAL»

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu reabrió en 2013 a petición de cinco víctimas que esgrimieron una sentencia del Tribunal Supremo de 2009 en la que se reconocía como víctima del terrorismo a una mujer que murió en el siniestro y se concedía una medalla a su familia.

En ese fallo se recogían las conclusiones del perito procesal, que aseguraba que el incendio «no pudo provocarse por una sola y aislada persona, ni de forma casual». «Necesariamente han tenido que intervenir un mínimo de tres personas, debidamente concertados entre sí», señalaba.

El experto sostenía que esto era así porque en el hotel se produjeron tres fuegos prácticamente simultáneos junto al piano, al conducto de humos y a la salida de la churrera. «Dicho grupo organizado hubo necesariamente de contar con conocimientos altamente especializados y con el material preciso», añadía.

Así, y aunque el magistrado ofició a la Policía para que informase acerca de la posible implicación de ETA en el incendio, la investigación volvió a archivarse de nuevo sin resolverse la principal incógnita: si el fuego fue provocado a propósito.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.