La importancia de garantizar una higiene perfecta en el sector de la hostelería

La higiene en el sector de la hostelería es de suma importancia por varias razones que van más allá del simple cumplimiento de normativas sanitarias. Estos son algunos de los puntos clave por los que la higiene es esencial en la industria de la hostelería:

Seguridad del cliente

La principal razón para mantener altos estándares de higiene en la hostelería es garantizar la salud y seguridad de los clientes. La falta de higiene puede conducir a la propagación de enfermedades transmitidas por alimentos, lo que puede dañar la reputación del establecimiento y afectar negativamente la salud de los clientes.

Cumplimiento de la normativa

Existen regulaciones y normativas estrictas en cuanto a la higiene en la hostelería que deben cumplirse para no ser sancionados.

Costes operativos

Las consecuencias económicas de no mantener altos estándares de higiene pueden ser significativas, desde incidencias con los clientes hasta deterioro del material a lavar y equipamiento de cualquier cocina profesional.

Prevenir la contaminación cruzada

La manipulación inadecuada de alimentos puede dar lugar a la contaminación cruzada, lo que significa que los microorganismos dañinos se transfieren de una superficie a otra. Mantener prácticas adecuadas de higiene es esencial para prevenir este tipo de contaminación y garantizar la seguridad alimentaria.

Atención y retención de clientes

Un entorno limpio y seguro contribuye a la satisfacción del cliente y a su lealtad a largo plazo.

Uno de los requisitos de higiene que ha establecido el Ministerio de Sanidad, teniendo en cuenta los riesgos identificados mediante un análisis previo, ha sido la absoluta limpieza y desinfección de la cocina en el sector de la hostelería, siendo de vital importancia garantizar la desinfección en la vajilla y cubertería.

Para ello desde Winterhalter, expertos en soluciones de lavado industrial, recomiendan las siguientes medidas para garantizar que sus lavavajillas industriales obtengan el resultado de lavado más higiénico:

Temperatura: hay que asegurarse de que el lavavajillas lave con una temperatura entre 60 °C y 65 °C y la mantenga durante más de 5 ciclos de lavado seguidos. Todo ello combinado con un detergente apto y una duración del ciclo de lavado de 120 segundos. Estas temperaturas serán suficientes para conseguir un lavado higiénico. 

Prelavado: antes de introducir el material a lavar en el lavavajillas, hay que prelavarlo con agua fría. Así, se eliminarán restos de proteínas y almidón mejorando considerablemente el resultado de lavado.

No repasar: se debe evitar repasar copas o vajilla con un paño, ya que este acumula un gran volumen de gérmenes, bacterias y virus.

Limpieza diaria: tras cada jornada de trabajo, se debe vaciar el agua del lavavajillas, retirar y limpiar todos los filtros y brazos de lavado. El interior de la máquina también debería ser limpiado.

Almacenamiento: el material lavado debería ser almacenado en un lugar limpio y seco, idealmente con suficiente ventilación.

Todo material que entre en contacto con alimentos debería ser lavado con un proceso mecánico, esto incluye utensilios de cocina, contenedores, vajilla, cristalería y cubiertos.

Detergente: hay que asegurarse de que el detergente y el abrillantador sean aptos para un uso profesional y que tengan componentes de higiene como, por ejemplo, el cloro activo. La dosificación de detergente y abrillantador debería ser automática. Los lavavajillas Winterhalter cuentan con dosificador automático incorporado, además de todos los productos químicos necesarios para obtener una higiene garantizada.

Detergente de prelavado: hay que evitar utilizar detergentes de prelavado manual, ya que crean espuma que reduce drásticamente la efectividad del lavavajillas.

Separación: se debe mantener separado el área limpia del área sucia en el office para evitar cualquier tipo de contaminación cruzada.

Agua: se debe lavar con agua descalcificada para garantizar el buen funcionamiento del detergente en uso. Para ello, Winterhalter cuenta con tratamientos de agua, que optimizan la calidad del agua por medio de la descalcificación, desmineralización y osmosis inversa. La cal evita la actuación del detergente y reduce así la eficacia del lavado.

Winterhalter va más allá de ser una compañía fabricante de lavavajillas industriales, es una empresa comprometida con la seguridad alimentaria y la higiene en las cocinas profesionales. Su compromiso con la innovación, la eficiencia y la sostenibilidad no solo eleva los estándares del sector, sino que también contribuye a la creación de entornos de trabajo más seguros y saludables. Sus equipos de lavado cuentan con certificados de higiene que lo garantizan.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.