La Justicia británica aplaza la vista por la demanda de Larsen donde se debía decidir si el Rey emérito puede recurrir

Juan Carlos I busca revertir la negativa del juez británico a reconocerle la inmunidad diplomática.

La Corte de Apelaciones de Reino Unido ha aplazado, sin nueva fecha, la vista que estaba previsto que se celebrara este lunes a las 15.00 (hora peninsular española) para decidir si autorizaba a Juan Carlos I a recurrir la decisión del juez británico Matthew Nicklin de no reconocerle la inmunidad diplomática frente a la demanda presentada por su ex amiga íntima Corinna Larsen por acoso.

Según ha informado el propio tribunal, se fijará una nueva fecha más adelante para que tanto los abogados del Rey emérito como los de Larsen expongan las razones por las que, en su opinión, debe autorizarse o impedirse, respectivamente, que el ex jefe de Estado recurra en apelación el fallo de Nicklin.

Fue el pasado 24 de marzo cuando Nicklin, magistrado del Tribunal Superior de Justicia, determinó que Don Juan Carlos no gozaba de la inmunidad diplomática que le confería la Jefatura del Estado porque cuando supuestamente ocurrieron los hechos denunciados por Larsen ya había abdicado. «Solo hay un Rey y un jefe de Estado en España y, desde el 19 de junio de 2014, ese es su hijo, el Rey Felipe VI», subrayaba.

Para ejemplificar su idea, explicaba que, de hacer caso a los argumentos de la defensa de Juan Carlos I, podría entrar en una joyería de Hatton Garden y robar un anillo de diamantes, sin que tuviera que hacer frente a ningún proceso civil o penal en esta jurisdicción.

El juez británico también fijó que Don Juan Carlos no podía recurrir su decisión, lo que obligó a los abogados del antiguo monarca a pedir permiso de la Corte de Apelaciones aduciendo que Nicklin ha aplicado un criterio jurídico erróneo para valorar el reconocimiento de la inmunidad diplomática.

LA DEMANDA DE LARSEN

Este primer auto de Nicklin despejaba el camino para que la demanda de Larsen siguiera su curso en la justicia británica, ya que hasta ahora ningún juez se ha pronunciado sobre el fondo del asunto.

La empresaria sostiene en su demanda que el Rey emérito la habría acosado después de que ella pusiera fin a la relación que habían mantenido. Primero para procurar que la retomaran y después a modo de venganza para perjudicarla en sus negocios, de acuerdo con el relato de la empresaria.

Por ello, Larsen reclama a Juan Carlos I una indemnización –cuyo montante no ha trascendido– por los costes de su tratamiento médico de salud mental, por la «instalación de medidas de seguridad personal y servicios diarios de protección» y por la contratación a «ex diplomáticos y ex funcionarios del Gobierno» para que interviniesen con el fin de «poner fin al acoso» que dice haber recibido.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.