La marca de electrodomésticos Grundig apuesta por CO2 GESTIÓN para desarrollar un nuevo bosque

La marca de electrodomésticos Grundig ha presentado este miércoles día 20 de marzo en Madrid su gama de electrodomésticos más eficiente y respetuosa con el medioambiente. En un evento conducido por José Corbacho como maestro de ceremonias y amenizado David Fernández (Chikilicuatre), como si de obras de arte se tratasen la ‘Grundig Gallery’ mostró a medios e influencers de toda España las innovaciones y tecnologías desarrolladas por la empresa en materia de sostenibilidad. 

La compañía, a través de esta nueva línea de productos, pone de manifiesto los esfuerzos que realiza por conservar la naturaleza gracias a la investigación e implementación de una tecnología innovadora en sus electrodomésticos. De las novedades presentadas llaman la atención el gran ahorro energético conseguido con el uso de sus productos, ayudando a que los consumidores reduzcan su huella de carbono. También lo hace el reciclaje, presente en las hueveras de los frigoríficos, realizadas con biocompuestos como es la cáscara de huevo, o la reutilización de plásticos de las redes de pesca y las botellas destinados a elaborar los tambores de las lavadoras, así como diferentes partes de hornos y microondas. 

En palabras de Manuel Royo, director de marketing de Grundig, la marca está “comprometida con el planeta y con nuestros consumidores”. 

Un nuevo bosque que podrá alcanzar las 20 ha de extensión

Grundig aprovechó este acto y anunció su alianza con CO2 GESTIÓN para el desarrollo y conservación de un nuevo bosque en la localidad de Langa de Duero, en plena Ribera del Duero soriana, demostrando una vez más que su compromiso con la sostenibilidad es firme y va un paso más allá. 

Según explicó Silvia Herrero, Chief Grow Officer de CO2 GESTIÓN, el Bosque Grundig se trata de una nueva masa forestal compuesta por especies autóctonas como la Sabina que contribuye a enriquecer la biodiversidad de la zona en la que se encuentra. Este proyecto es “escalable”, ya que esta primera plantación de 2.000 árboles es solo el primer paso para hacer realidad un bosque que puede alcanzar las 20 hectáreas, o lo que es lo mismo, unos 20.000 árboles.  Además, destacó que este nuevo bosque cumple con los requisitos de calidad que el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITERD) establece para poder ser considerado como un sumidero de CO2, o lo que es lo mismo, como un proyecto de compensación de la huella de carbono de Grundig. 

La guinda final al acto la puso el equipo del chef Paolo Casagrande, encargado de elaborar una degustación de recetas con altura de “Estrella Michelin” dentro de la iniciativa RespectFood by Grundig, con la que la compañía hace una fuerte apuesta por reducir al máximo el desperdicio de alimentos. 

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.