La Plataforma del Tercer Sector responde a las críticas de Vox: «No somos chiringuitos, somos sociedad civil organizada»

Los de Abascal denuncian el carácter político de algunas entidades dentro de la Plataforma y la ausencia de otras

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La Plataforma del Tercer Sector ha respondido este lunes en el Congreso a las críticas de Vox sobre su formación, señalando que no son «chiringuitos», sino «sociedad civil organizada» y «vigilante de lo social».

Ha sido durante la jornada ‘El impacto de la Ley del Tercer Sector y los retos pendientes’, con motivo del décimo aniversario de la aprobación de la norma, en la se ha celebrado una mesa redonda con representantes, tanto de los principales grupos parlamentarios en la Cámara baja, como de la Plataforma del Tercer Sector.

En su intervención, la portavoz de Vox en este tema, Rocío de Meer, ha criticado que «no todas las asociaciones» que realizan acciones sociales forman parte de la Plataforma «con los correspondientes beneficios para las que sí» y «con las correspondientes cortapisas» para las que no.

En concreto, ha denunciado la presencia de entidades de carácter político en la Plataforma que «no son mejoradoras de la vida» de la gente y, en este sentido, se ha preguntado por qué sí se incluye a la Federación de Mujeres Progresistas y no a las mujeres conservadoras; o por qué sí a la FELGTBI+ y no está «ninguna asociación pro vida» que «ayudan a muchas mujeres a salir adelante solas ante dificultades económicas cuando deciden tener un hijo».

CONSENSO SOBRE FRONTERAS ABIERTAS Y CLIMA

Del mismo modo, De Meer ha criticado la existencia de un «consenso político» en la Cámara sobre «fronteras abiertas» o cambio climático. En el primer caso, ha preguntado si con los «10 millones de españoles en riesgo de pobreza» que existen, la «mejor manera de mejorar la vida» de los ciudadanos es «traer a siete millones de africanos sin recursos al país». «¿Creen que eso no va a perjudicar a los españoles más vulnerables?», ha declarado.

En cuando al «consenso climático», ha apuntado que Vox no lo niega, pero sí defiende que «no hay unanimidad científica» sobre si «está provocado o no por el hombre» y, por ello, no cree que se deban «condicionar todas las políticas públicas y las economías de las naciones», entre otras medidas, en torno a una cuestión sobre la que, según ha insistido, «no hay unanimidad científica».

«Son preguntas incómodas», ha reconocido la representante de Vox, antes de defender la «honestidad» de su formación.

«NO SOMOS UN CHIRINGUITO»

A estas declaraciones ha respondido el presidente del Comité Estatal de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Luis Cayo Pérez, en representación a la Plataforma, asegurando que «lo que no es el Tercer Sector» es un «chiringuito».

«Y esto lo afirmo con absoluta y categórica contundencia. No somos chiringuitos en absoluto. Somos sociedad civil organizada», ha declarado Pérez, antes de indicar que las entidades que la forman «miran más allá de sí misma». Además, ha señalado que, aunque el Tercer Sector pueda «incurrir en ciertos defectos», de este escenario «tampoco está libre la clase política».

La vocal coordinadora de Comunicación de la Plataforma, Paquita Sauquillo, ha indicado, por su parte que está «orgullosa» de trabajar en el Tercer Sector al que, tal y como ha indicado, pertenecen más de 28.000 entidades que representan a «muchísimos ciudadanos» en «beneficio de la sociedad».

Gracias a estas ONG, según ha apuntado, «se ha afrontado la pandemia» o «la situación de mucha gente que pasa hambre» y, entre ellos, a los inmigrantes que, según ha denunciado, «algunos denigran». Para Sauquillo, la llegada de estas personas es «necesaria» para «crear empleo». «Nos están aportando muchísimo», ha declarado.

EN DEFENSA DE LAS VOCES CRÍTICAS

Mientras, la diputada de Vox ha defendido su intervención inicial apuntado que «si no se escuchan voces críticas, difícilmente se podrá crecer, buscar la verdad y, muy difícilmente, luchar por la justicia social».

Además, ha explicado que no ha calificado de chiringuito al Tercer Sector y considera que la Plataforma es una cuestión «muy seria» porque «tiene ley», porque «se han constituido como vía institucional» y porque «recibe una vía de financiación muy importante», lo que, a su juicio, «debería ir acompañado de una responsabilidad de pensar si es una Plataforma que aúna a todas las entidades que verdaderamente trabajan en la calle por mejorar la vida» de la sociedad española.

Fuera de este debate, el resto de grupos parlamentarios –PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos– se ha referido a los próximos retos que ha de afrontar aún este sector, coincidiendo en la necesidad de mejorar el sistema de financiación, el desarrollo del reglamento del voluntariado o impulsar la participación del sector en las políticas públicas.

PETICIONES DE LA PLATAFORMA

Desde la Plataforma, además, han considerado «inadmisible» que de los 11 reglamentos que la Ley del Tercer Sector llamaba a desarrollar solo se haya culminado uno en diez años. Pérez ha llamado al poder Ejecutivo a «acelerar» su tarea en este sentido. Del mismo modo, ha llamado a poner en marcha la ley de lo social-estatal de carácter general y a la constitucionalización de los derechos sociales para que la Carta Magna no los recoja «solo como principios rectores que deben orientar, pero que no son exigibles».

Precisamente, a la Ley de Servicios Sociales que prepara el Gobierno se ha referido el portavoz del PSOE en esta materia, Joan Ruiz i Carbonell, quien ha apuntado que «está al caer». «Esperamos que no tarde mucho en pasar por el Consejo de Ministros», ha señalado.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.