La SNE cree que España debe replantearse el cierre de las nucleares, pero Foro Nuclear no tiene noticias del Gobierno

Ambos organismos advierten que «la energía no tiene color político» y señalan que «no hay contraposición» entre nucleares y renovables

La SNE destaca que Europa está replanteándose el papel de la energía nuclear y «España es el único que no»

SANTANDER, 3 (EUROPA PRESS)

El Foro de la Industria Nuclear no ha recibido «ninguna notificación» por parte del Gobierno de España para proceder a una revisión del acuerdo que plantea el cierre de las siete centrales nucleares entre 2027 y 2035, pese a que la Sociedad Nuclear Española (SNE) ve «imprescindible» que, en el actual contexto socioeconómico global, España revise su Estrategia Energética y genere un marco regulatorio que permita su continuidad.

Así lo han explicado sus presidentes, Héctor Dominguis (SNE) e Ignacio Araluce (Foro Nuclear) en una rueda de prensa celebrada este miércoles en Santander en el marco de su participación en el curso de verano ‘Perspectivas de la Energía Nuclear en España’ de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Allí, han reivindicado que la energía «no tiene un color político» y «no debe ser un tema político, sino técnico» pese a que, a que Dominguis ha señalado que, «desafortunadamente», como «argumento político para defender unas ideologías u otras», lo que, en su opinión, es «un grave error».

Dominguis ha resaltado que «España es, hoy por hoy el único país con generación nuclear» en Europa que «no está revisando ni planteándose la revisión de su plan para ampliar la vida de sus reactores», al contrario de lo que están haciendo Francia, Reino Unido o Países Bajos que tienen planes para construir más, Bélgica, que va a mantener 2 o incluso Alemania que lo está estudiando. «Europa está replanteándose el papel de la energía nuclear y España es el único que no», ha indicado.

A su juicio, las nucleares deben jugar un «papel estratégico en el sistema eléctrico español» para lograr que éste sea «adapte a las necesidades», tenga «cierto grado de independencia» y sea «competitivo para la industria».

Según ha advertido, si se continúa por el camino actual, España va a tener un «sistema eléctrico inadecuado, que no se adapta a las necesidades del país y que es ineficiente».

Dominguis ha indicado que a la hora de definir la Estrategia Energética de un país hay que tener en cuenta tres factores, como son la garantía del suministro, la sostenibilidad medioambiental y la competitividad industrial y, a su juicio, España «suspende estrepitósamente» en los dos últimos y «algo menos» en el primero.

Ha recordado que el Plan Integrado de Energía y Clima de España, que es «revisable», prevé duplicar la potencia instalada renovable entre 2020 y 2030, algo, según ha dicho, «muy necesario»; cerrar las nucleares –cuatro entre 2027 y 2030 y las tres restante entre 2030 y 2035– y, sin embargo, mantiene el 100 por 100 de la potencia instalada de gas.

Respecto a esto último, ha advertido que, en la actual situación macroeconómica y geopolítica, ello va hacer que España dependa «mucho más» de combustibles fósiles y del exterior, lo que va a provocar «menos sostenibilidad medioambiental y, con los precios que hay ahora, «menos competitividad industrial».

NUEVA ESTRATEGIA

Es por todo ello que reclama la revisión de la Estrategia Energética de España y recuerda que está prevista su evaluación en 2023.

Por su parte, el presidente del Foro Nuclear ha afirmado que el sector «respeta» y «cumple» con lo acordado con el Gobierno respecto al cierre previsto de las centrales nucleares.

Según Araluce, habrá que ir viendo si se cumplen los «hitos» que marca el Plan Integrado de Energía y Clima, que, según ha dicho, supone un reto que es «complicadísimo» y supondrá una inversión «gigantesca», de unos 230.000 millones para transición energética solo hasta 2030.

En ese sentido, ha valorado que «si se cumple, es una maravilla» y significará que España va «en el buen camino» e irá hacia las renovables, que es «el gran componente del futuro», pero «si no se cumple» podría haber que replantearse retrasar el cierre de algunas centrales nucleares. «Ya veremos lo que pasa» ha afirmado el presidente del Foro Nuclear que señala que no hay «una bola de cristal» y no sabe «lo que va a pasar en un mundo muy cambiante» como el actual.

Sí se ha felicitado de que, a su juicio, por que por «primera vez en mucho tiempo» no solo se esté viendo la «parte negativa» que, para algunos tiene la energía nuclear», sino también ahora «la positiva» que tiene.

Y es que, según ha defendido, se trata de una energía que «no emite gases de efecto invernadero», es «muy estable y muy fiable»; es «muy competitiva» en precios pese a que se ve «asesiada» de impuestos; genera cantidad de «empleo estable» y, en un contexto como el actual, puede ayudar a la «autosuficiencia energética» de la que ahora se habla tanto. Por ello, considera que es la nuclear tiene «una viabilidad futura muy grande».

Ha recordado que en España las nucleares llevan 40 años, «funcionando maravillosamente» y sin «incidentes reseñables» y piensa que podrían seguir funcionando más años.

NO HAY «CONTRAPOSICIÓN» ENTRE LA NUCLEAR Y LAS RENOVABLES

Por otra parte, ha lamentado que se intente «contraponer» la energía nuclear con las renovables cuando es «mentira». De hecho, ha indicado que los propietarios de las centrales nucleares son los «grandes impulsores» de las renovables.

«No hay contraposición», ha reivindicado el presidente del Foro Nuclear, que ha señalado que lo que hay que ver es el papel de cada cual en el mix energético. «Todas valemos», ha afirmado Araluce, que ha defendido que en el contexto de «electrificación general de la economía» al que se va las nucleares pueden tener «un papel importante».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.