‘Las 5 reglas no escritas de la aviación ligera’, por la escuela de vuelo Asturfly

La aviación ligera es un mundo fascinante que combina emoción, libertad y un toque de aventura. Para aquellos que se adentran en este emocionante mundo de aviones ligeros, hay ciertas reglas no escritas que todos conocen, pero que nunca se verán escritas en los manuales de vuelo. Desde la escuela de vuelo Asturfly quieren inspirar a otros la “pasión de volar” y convertirse en piloto de ultraligero.

El café es la gasolina del piloto

No importa si se es un piloto novato o un veterano experimentado, el café es una parte esencial de cualquier vuelo. Ya sea para mantenerse despierto durante un vuelo temprano por la mañana o para recibir ese impulso de energía antes de un largo viaje. El café y la aviación tienen una relación arraigada y por una buena razón. Para muchos pilotos, una taza de café antes de un vuelo es tan indispensable como el combustible para el avión. No es solo una bebida para mantenerse despierto, sino un ritual que marca el inicio de una jornada emocionante. El aroma del café recién hecho se mezcla con la anticipación del vuelo, proporcionando la dosis perfecta de energía y enfoque para enfrentar los desafíos que el cielo pueda presentar.

La meteorología, lo impredecible

Los pilotos de aviación ligera saben que la meteorología puede cambiar en un instante y las previsiones meteorológicas rara vez son precisas. La capacidad de interpretar el clima y tomar decisiones informadas es una habilidad fundamental que todo piloto debe dominar y, por lo tanto, siempre es mejor comprobarlas también justo antes del vuelo. No sería la primera vez que se llega a la Morgal y la niebla no permite despegar.

No hay que olvidar la gorra

La gorra es más que un accesorio de moda para los pilotos de aviación ligera, es una herramienta práctica y simbólica. En el aire los rayos de sol buscan y encuentran al piloto permanentemente. Vaya a donde vaya, siempre se debe llevar una gorra con una visera suficientemente larga que permita ver y disfrutar del paisaje en toda su extensión sin tener que cerrar los ojos constantemente. En esos casos, ni las gafas de sol son suficientes. Además, la gorra forma parte del uniforme informal de todo piloto, simbolizando la camaradería y el espíritu de comunidad que une a los entusiastas de la aviación.

La cámara de fotos o el teléfono móvil

Los paisajes que se ven desde la cabina de un avión ligero son absolutamente impresionantes y nunca se sabe cuándo surgirá la oportunidad perfecta para capturar una foto increíble. Ya sea un amanecer dorado sobre las montañas o un atardecer pintoresco sobre el mar, siempre es importante tener una cámara a mano para capturar esos momentos mágicos que no solo sirven como recuerdos personales, sino que también inspiran a otros a explorar el mundo desde las alturas.

La regla más importante: divertirse

Por encima de todo, la aviación ligera se trata de disfrutar del vuelo. Es una oportunidad para escapar de la rutina diaria y sumergirse en la libertad del cielo abierto. Los pilotos deben recordar siempre que el vuelo es un privilegio y no darlo por sentado. Cada despegue es una nueva aventura, cada aterrizaje una hazaña y cada momento en el aire una ocasión que nunca se debe desaprovechar. Mantener un espíritu de diversión y admiración es la clave para mantener viva la pasión por volar.

Es importante recordar siempre los valores fundamentales de la comunidad aérea: pasión, respeto, camaradería y diversión. Al seguir estas reglas, los pilotos no solo garantizan vuelos seguros y exitosos, sino que también enriquecen su experiencia de volar, convirtiendo cada viaje en una aventura inolvidable en los cielos.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.