Las familias y escuelas que quieren visitar una granja cerca de Barcelona encuentran en Can Plana una opción ideal

El contacto con la naturaleza, en un contexto en el que reina el hacinamiento en las ciudades y la interacción permanente con artefactos tecnológicos, juega un rol esencial para desconectarse del ajetreo diario.

Esto es especialmente importante cuando se piensa en los niños, puesto que relacionarse con el campo, el bosque y los animales es vital para su aprendizaje y crecimiento.

En ese sentido, Can Plana es una opción extraordinaria para las familias y escuelas que quieren visitar una granja en Barcelona en fines de semana o festivos unos y entre semana, los otros. Este espacio busca acercar el entorno rural a los niños para que vivan experiencias divertidas e inolvidables, en un entorno único, donde se prioriza el respeto y la sensibilización hacia la naturaleza y los animales.

Es importante precisar que Can Plana es una masía ubicada en Vallgorguina, que ha sido gestionada por distintas generaciones de una misma familia. Actualmente, su propietaria es Carme Plana, una gran apasionada por la naturaleza, los animales y la agricultura.

La suerte de vivir en el entorno rural

Todas las personas que viven en Can Plana han tenido la dicha de nacer, crecer y trabajar en el entorno rural. Esto les ha permitido llevar un estilo de vida armonioso, saludable y pleno. Por ello, la familia Plana, hace muchos años, decidió abrir las puertas de la granja al público para fomentar el contacto con la naturaleza y facilitarle esa oportunidad a quienes viven en entornos urbanos.

Asimismo, para impulsar la sensibilización hacia la naturaleza y los animales, en la granja se llevan a cabo una gran cantidad de actividades interesantes, educativas y divertidas, especialmente diseñadas para los niños. Durante las visitas, los niños pueden interactuar, cuidar y alimentar a distintas especies como gallinas, caballos, ovejas, vacas, cabras, etc., conocer el bosque y el entorno. Sobre este punto, cabe destacar que Can Plana se dedica a la ganadería semiextensiva de un rebaño de unas 250 ovejas y unas 50 cabras, además de gestionar de forma totalmente sostenible el bosque que la rodea.

Aprender sobre el cultivo

Por otra parte, los visitantes también aprenden acerca del cultivo de vegetales y hortalizas, ya que la granja cuenta con un huerto de autoconsumo. De igual manera, se detalla que los visitantes también pueden disfrutar de otras actividades como acampadas familiares, búsqueda de calçots, una aventura pirata, recolectar castañas, buscar el Tió, así como visitar el establo, el corral, el pajar y las casitas de los cuentos, entre otras actividades.

Reservas y entradas económicas

A quienes quieren visitar una granja cerca de Barcelona, Can Plana recomienda hacer las reservas con antelación, sobre todo cuando se trata de escuelas o familias numerosas. En estos casos, se conceden descuentos que también aplican para núcleos monoparentales y personas con discapacidad.

Sobre la edad apropiada para visitar la granja, la empresa familiar señala que no tiene ningún límite, ya que los espacios son seguros y en ella se desarrollan actividades para todas las edades. Por último, es importante mencionar que la diversión y el aprendizaje en Can Plana está garantizada incluso en casos de lluvia, puesto que existen instalaciones cubiertas aptas para toda la familia.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.