Las microfibras Fibratec en soleras de industrias cárnicas

Las fibras para hormigón juegan un papel cada día más importante en el sector de la construcción de soleras continuas de hormigón industriales. Se entiende por soleras continuas de hormigón, aquellas cuya superficie quedará expuesta para su uso posterior con o sin un tratamiento superficial. Cuando se trata de industrias exigentes, en las que el uso de materiales de limpieza agresivos es muy común, la ejecución de este tipo de soleras se hace muy complicado y requiere unos amplios conocimientos en este tipo de aplicaciones. 

Las soleras destinadas a este tipo de instalaciones no tienen por qué soportar grandes cargas puntuales. Por este motivo, no suelen requerir refuerzos del tipo estructural, como pueden ser un doble mallazo o macrofibras. Asimismo, los espesores de las soleras de hormigón pueden perfectamente aguantar las cargas si se calculan adecuadamente (Fibratec pone a disposición una herramienta de cálculo online en su web). Por lo tanto, tradicionalmente solo se colocaría un mallazo calzado en el tercio superior de la solera de hormigón, con el consiguiente problema de la carbonatación, coste, mano de obra…

Por otro lado, el hormigón sin fibras es un hormigón poroso en el que penetran muchos agentes dañinos. Incluso pueden penetrar a través de las superficies tratadas, ya que estas acaban desgastándose debido a los productos de limpieza agresivos en este tipo de instalaciones sensibles a las contaminaciones.

Uno de los agentes no deseados dentro del hormigón es el CO2 que ocasiona la oxidación de los mallazos que se encuentran dentro del hormigón (Carbonatación). Las fibras V12-AM de Fibratec reducen la carbonatación en un 47% con una dosificación de solo 2 kg /m³ en el hormigón. Estas microfibras de vidrio AR, además, sustituyen a los mallazos anteriormente mencionados en este tipo de obras. 

Una de las últimas obras en la que las microfibras de vidrio AR de Fibratec ha jugado un papel esencial ha sido en el sector cárnico. Además de abaratar el coste de construcción, evitar accidentes laborales por manipulación de mallazos, el resultado es una solera más duradera y libre de fibras salientes en la superficie. Este es un aspecto de vital importancia por cuestiones de salubridad, ya que no proporciona elementos porosos que permitan la proliferación de bacterias y microbios.

Las fibras de vidrio AR de Fibratec sirven para sustituir los mallazos que se colocan en el tercio superior de las soleras de hormigón, cuya función es la de absorber las tensiones de la retracción plástica del hormigón. 400 millones de fibras de 13 mm de longitud perfectamente repartidas en la masa del hormigón atraviesan los microporos que deja el agua que se evapora durante el fraguado del hormigón, aliviando las tensiones de la retracción plástica y eliminando la necesidad de colocar estos mallazos superiores. 

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.