Laura Borràs, la primera presidenta del Parlament de Cataluña en ser suspendida del cargo

La ya expresidenta del Parlament Laura Borràs ha sido la primera en haber sido suspendida del cargo después de que la Mesa le haya aplicado el artículo 25.4 del reglamento de la cámara, que prevé la suspensión de un diputado cuando se le abra juicio oral por corrupción.

Nacida en Barcelona en 1970, gran parte de su trayectoria se ha centrado en la enseñanza de la literatura, especialmente en entornos digitales, a la vez que ha presidido la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), y desde su entrada en política en 2017 ha asumido la conselleria de Cultura, ha sido portavoz de Junts en el Congreso y candidata a las elecciones catalanas de 2021.

Licenciada en Filología Catalana en la Universitat de Barcelona (UB) en 1993, se doctoró ‘cum laude’ en Filología Románica con la tesis ‘Formes de la follia a l’Edat Mitjana. Estudi comparatiu de textos medievals i representacions iconogràfiques’ –‘Formas de la locura en la Edad Media. Estudio comparativo de textos medievales y representaciones iconográficas’–.

Ha sido profesora del departamento de Teoría de la Literatura y la Literatura Comparada de 1998 a 2013 en la UB, donde ejerció de directora académica del máster de Literatura en la Era Digital de 2012 a 2013; y en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) fue profesora de Estudios de Humanidades y Filología de 1999 a 2007, y de Lenguas y Culturas de 2007 a 2009.

Dada su procedencia del entorno académico, ha publicado numerosos estudios y textos divulgativos, entre los que destacan ‘Literatura Comparada’ (2003) junto a Enric Bou; ‘Estudis literaris i tecnologies digitals’ (2006); ‘Poètiques catalanes del segle XX’ (2008) y ‘Per què llegir els clàssics, avui’ (2011).

ILC, CONSELLERA Y CONGRESO

En 2013, Borràs fue propuesta por el entonces conseller de Cultura de la Generalitat Ferran Mascarell, que formaba parte del Govern de Artur Mas, como nueva directora de la ILC, en sustitución de Oriol Izquierdo.

Cinco años más tarde dejó el cargo en la ILC para entrar en política como diputada en el Parlament, y meses después un juzgado de Barcelona empezó a investigar la contratación de servicios informáticos para web de la entidad en la etapa en la que Borràs dirigía la institución.

En una entrevista radiofónica, ella explicó que el entonces conseller de Interior Miquel Buch le dijo que no estaba siendo investigada, lo que generó cierta polémica, por lo que posteriormente matizó que sólo le dijo que el caso estaba bajo secreto de sumario, que los Mossos actuaban como policía judicial y que no tenía más información.

Borràs, que se ha definido en reiteradas ocasiones como ‘hija del 1-O’, se presentó a las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017 como número cinco en la lista de Junts, estrenándose así como diputada en el Parlament, donde a partir de mayo de 2018 ejerció de consellera de Cultura en el gobierno del entonces presidente Quim Torra.

Durante su etapa al frente de Cultura, estableció una buena relación con Torra y su carácter y actitud hizo que rápidamente ganara peso en el partido, que la situó como candidata de Junts a las elecciones generales de noviembre de 2019, donde ejerció de portavoz de la formación en el Congreso.

Tras su paso por el Congreso, se presentó en noviembre de 2020 a las primarias contra el entonces conseller Damià Calvet para ser candidata a las elecciones catalanas de febrero del año siguiente, un proceso en el que se impuso por más del 70% de los votos de los asociados.

Pese a que en la campaña reivindicaba que sería la primera presidenta de la Generalitat, Junts quedó tercera en los comicios, detrás de PSC y ERC, y tras el acuerdo de gobierno con los republicanos asumió el cargo de presidenta del Parlament, pese a que en un inicio se postulaba como consellera.

PRESIDENTA DEL PARLAMENT

Borràs ha sido la tercera mujer en ponerse al frente de la Cámara en su historia –tras Núria de Gispert y Carme Forcadell– y la décima persona en ostentar este cargo, y su gestión no ha estado exenta de polémicas por la retirada del escaño al ‘cupaire’ Pau Juvillà, la revocación de las ‘licencias de edad’ y el voto delegado del exconseller y diputado de Junts Lluís Puig, que reside en Bélgica.

Durante su presidencia, la investigación que estaba en curso desde 2018 por el presunto fraccionamiento de contratos cuando dirigía la ILC culminó a mediados de julio de 2022, cuando el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) comunicó la apertura de juicio oral a Borràs.

Aunque ella siempre ha mantenido que es inocente y que es una causa de «persecución política», el PSC-Units, ERC y la CUP han votado a favor de suspenderla en virtud del artículo 25.4 del reglamento de la Cámara, motivo por el que ha perdido sus derechos y deberes como presidenta del Parlament.

SU TRAYECTORIA EN JUNTS

Borràs entró como independiente en Junts poco después del 1-O reclutada por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, y ha protagonizado desde entonces una carrera meteórica gracias al apoyo que ha tenido entre las bases.

Su carácter y estilo de hacer política no siempre ha despertado simpatías entre algunos sectores de Junts, eran conocidas sus diferencias con el exsecretario general Jordi Sànchez, y se ha sabido rodear de personas fieles a su figura, como los diputados Francesc de Dalmases y Aurora Madaula.

Pese a haber ocupado puestos de relevancia, siempre había reclamado que su voz tuviera más peso en la formación, algo que consiguió en junio de este año cuando se hizo con la presidencia del partido, tras la renuncia de Puigdemont a revalidar el cargo, no sin antes haber pactado con el secretario general, Jordi Turull, el reparto de responsabilidades.

Sin embargo, su fuerza se vio debilitada en el cónclave que eligió a la nueva dirección de Junts después de que recibiera menos votos que el mismo Turull.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.