Actualidad

Liberadas 22 mujeres víctimas de explotación sexual de la ramificación de la mafia china “Bang de Fujian”

Imagen de archivo

La organización se dedicaba principalmente al tráfico y explotación sexual de mujeres chinas en prostíbulos de Barcelona y al cultivo y tráfico de marihuana. Once de los 25 arrestados han ingresado en prisión

Agentes de la Policía de la Generalidad-mozos de escuadra de la División de Investigación Criminal adscritos a la Unidad Central de Bandas Criminales detuvieron el 10 de abril 25 personas de nacionalidad china como presuntas autoras de los delitos de pertenencia a organización criminal , tentativa de homicidio, tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual, inmigración ilegal, lucro de la prostitución, coacciones y amenazas, cultivo y tráfico de sustancias estupefacientes, falsificación documental y blanqueo de capitales, entre otros .

La investigación que ha permitido desarticular el “Bang de Fujian” tiene su origen en otra operación del junio del año 2016 de la Unidad Central de Bandas Criminales que permitió desarticular una organización llamada “Bang del Arco de Triunfo” , facción de la mafia china que integraban personas de la región de Zhejiang (China) y que se dedicaba principalmente a las extorsiones a comerciantes, el tráfico de drogas y las agresiones por encargo.

Durante el dispositivo se arrestaron 25 miembros de la banda, diez personas quedaron en situación de investigadas y se llevaron a cabo 13 entradas y registros en Barcelona, ​​Badalona, ​​Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs y Sabadell.

En el transcurso de la investigación los agentes detectaron la existencia de otra ramificación de la mafia china, en este caso integrada por personas de la región de Fujian (China) que controlaba el barrio de Fondo de Santa Coloma de Gramenet. Durante los meses posteriores se inició un seguimiento de la actividad de esta banda conocida como “Bang de Fujian”.
 
Una investigación larga y compleja

En agosto de 2016 tres miembros de la banda intentaron matar a un individuo chino haciendo uso de armas blancas en la vía pública y en plena luz de día. El hecho que motivó esta agresión tenía que ver con que la víctima había hecho un préstamo a un conocido suyo en una sala de juego y esta era una práctica habitual que monopolizaba la “Bang de Fujian”: concedían préstamos a personas en el ámbito del juego y las apuestas y se quedaban su documentación para asegurarse de que no se irían y volverían la deuda.

La información que aportó la persona agredida comportó que los agentes de la Unidad Central de Bandas Criminales iniciaran una investigación que culminó en abril de 2017 con la desarticulación del “Bang de Fujian”.

Durante los cerca de ocho meses que ha durado la investigación los policías han podido acreditar que esta banda estaba organizada jerárquicamente y liderada por personas con influencia dentro de la comunidad china de Cataluña. Además, también han podido establecer que tenían conexiones a nivel internacional en Holanda, Inglaterra, Canada y China, que tenían una gran movilidad y que extendían su actividad delictiva en varias zonas, tanto de España como de otros países europeos.

La actividad principal de la organización era la del tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual en prostíbulos gestionados por la banda y situados principalmente en Barcelona y en otras poblaciones de la conurbación metropolitana. Llevaban las mujeres de forma irregular desde China hasta Barcelona con una escala previa en países con medidas de control migratorio más laxas que en nuestro país y allí las proveían de documentación falsificada con el fin de que tuvieran acceso al territorio europeo.

Las mujeres traficadas adquirían una deuda de entre 10.000 y 15.000 euros que debían abonar con el ejercicio de la prostitución. En ocasiones los arrestados las engañaban y desconocían cuál era su destino y la actividad que deberían ejercer una vez llegaran a Barcelona.

Las pesquisas han permitido acreditar cómo se realizaba la llegada de mujeres traficadas y como las trasladaban directamente a los prostíbulos clandestinos en pisos dirigidos por los detenidos. La banda contaba con una estructura diseñada para el control de las mujeres: un miembro destacado de la organización se ocupaba de liderar el negocio mientras que la gestión más directa estaba a cargo de una figura femenina conocida como “Mama San”. Además, los prostíbulos también había un individuo que llamaban “Da ge” que se ocupaba de la seguridad y del control de las mujeres en ausencia de la “Mama San”.

Durante el dispositivo policial se pudieron liberar 22 mujeres que habían sido traficadas. En el transcurso de la investigación varios testigos y víctimas relataron que las habían llevado a Cataluña desde China y que estaban controladas en todo momento por integrantes de la organización. Una vez en el país las trasladaban a alguno de los prostíbulos donde las obligaban a ejercer la prostitución bajo coacción.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*