Lorenzo Quinn, “cómplice de honor”, en una campaña por la Plena Inclusión en la capital riojana

Un año más el Ayuntamiento ha sido el lugar elegido para lanzar esta iniciativa de sensibilización social que a lo largo de los meses abre diversas vías para involucrar a los logroñeses en los asuntos que preocupan y afectan a las personas con discapacidad intelectual y a sus familias.

En cada edición, desde la primera en 2014, personalidades de distintos ámbitos de la sociedad dan un paso al frente como “cómplices” de Plena Inclusión; potenciando la promoción de esta marca con “este distintivo de prestigio y de calidad en el reconocimiento de personas, organizaciones y entidades socialmente responsables”.

Al “padrino” que esta ocasión es Lorenzo Quinn -siguiendo la estela de Félix Revuelta, Luis del Olmo y Vicente del Bosque- se suman este año el director del Diario La Rioja, José Luis Prusén; la directora del Museo Würth La Rioja, Silvia Lindner; y el gerente de la empresa Grafometal, Daniel Marín.

“Desde todos los ámbitos de la sociedad, desde la empresa, los medios de comunicación, la cultura… desde figuras nacionales a internacionales, la campaña va creciendo y haciéndose cada vez más conocida y relevante”.

El programa “Soy cómplice” establece tres líneas de acción: 1. A través de voluntarios, buscando despertar el interés de personas que ofrezcan su tiempo y apoyo para desarrollar programas de FEAPS-Plena Inclusión. 2. Empresas y administración pública, para establecer alianzas con ellas a fin de desarrollar proyectos conjuntamente y rentabilizar recursos, aprovechando asimismo los principios de responsabilidad social tanto de la iniciativa privada como pública. 3. FEAPS Plena Inclusión. Desarrollo de buenas prácticas que aporten a la sociedad; desde la búsqueda de un consumo responsable sobre productos y servicios del Tercer Sector hasta la práctica de conductas sostenibles.

FEAPS-Plena Inclusión la forman en La Rioja 1765 personas con discapacidad intelectual (892 en Logroño); 1.115 socios; 981 familias; 256 técnicos; 114 voluntarios; 44 directivos y 5 entidades miembro (FUTURIOJA, ARPA, ARPS, ASPRODEMA Y ARFRAX).

Un tejido social muy firme

En su intervención, la alcaldesa ha agradecido “el trabajo diario, apoyo y solidaridad” de profesionales y voluntarios con personas con discapacidad intelectual y sus familias. “Miles de personas en esta ciudad muestran día a día su solidaridad, su interés por ayudar a los demás y avanzar sin dejar a nadie atrás. Gracias a ellas en Logroño tenemos un tejido social muy fuerte que contribuye a que disfrutemos de una ciudad con una alta calidad de vida para todos”.

“La complicidad y la cercanía con el mundo de la discapacidad -ha resaltado Cuca Gamarra- es imprescindible para tener esa ciudad inclusiva que todos queremos, porque las distintas capacidades deben estar puestas al servicio de la ciudad de todos. En este camino es fundamental la integración, la inclusión laboral y el fomento de la autonomía personal. Ámbitos en los que el Ayuntamiento está especialmente implicado en estrecha colaboración con todas las entidades de la discapacidad”.

Pero, además, la alcaldesa ha añadido que actos como éste demuestran que el objetivo de la inclusión no solo concierne a las asociaciones de personas con discapacidad y a las administraciones, porque cada vez son más las empresas privadas y personas que a título individual se vuelcan con este tipo de iniciativas.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.