Los autónomos, a expensas de la cadena de solidaridad

Por Isabel de Lope

Son varios autónomos con los que he hablado a raíz de las decisiones y “ayudas” establecidas por el Gobierno. La verdad, es que el panorama, sobre todo anímico, es desolador. Hay medidas planteadas, y a las cuales se les ha asignado recursos, de eso no cabe duda. Una gran protección a los recursos sanitarios y al empleo en general. Incluso incentivos para las grandes y medianas empresas…. Pero, ¿para el pequeño comerciante, para la pequeña empresa de servicios, para el fontanero, el mecánico, el electricista… para el vendedor de muebles? Para todo este grupo poco, muy poco. 

Los autónomos deberán seguir pagando sus cuotas a la seguridad social a pesar de que sus ingresos sea cero. Pues esto no es justo, así de claro. Hay otros países, como nuestra vecina Francia, en la que cuando los autónomos no ingresan no pagan, así de sencillo. ¿ Por qué no hemos aprendido de la época de la crisis?

Y algo que más rabia les da es dejar a expensas de la solidaridad de los demás su futuro y su protección. Deben negociar el alquiler con sus arrendatarios para que no les pase este próximo recibo o les bajen el alquiler durante una temporada. Pues bien, ojalá me equivoque, pero creo que van a conseguir muy poco.

Antes de ayer Macron declaró:

La movilización frente al Covid-19 también es económica. El Gobierno francés creará un Fondo de Solidaridad para ayudar a los empresarios y se va a poner en marcha un “dispositivo excepcional” de aplazamiento de los cargos sociales y fiscales, además de una garantía del Estado de 300.000 millones de euros para los préstamos bancarios contraídos por las pequeñas empresas.

“Ninguna empresa será abandonada al riesgo de quiebra“, prometió Macron en su alocución. Las facturas de alquiler que deben las pequeñas empresas también se suspenderán para ayudarles a capear la tormenta económica, añadió.

Debo añadir, que tampoco pagaran los recibos de luz, agua y gas. Quizá si estas medidas se hubieran establecido en España, en este momento muchas familias estarían más tranquilas y llenas de esperanza.

Por supuesto sin olvidar la crisis sanitaria que estamos viviendo, y apoyando a todas esas familias que no solo están perdiendo a sus seres queridos, si no que además no tiene la oportunidad de despedirse de ellos como les gustaría.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.