Los detalles que se deben saber sobre 10 castillos que dejan a todos sin palabras y uno de regalo

La Red de Castillos y Palacios de España brinda la oportunidad de conocer algunos de los monumentos más espectaculares de España de una forma única

Como es difícil elegir uno de entre los 72 monumentos con los que cuenta la Red de Castillos y Palacios de España, ofrecen la posibilidad de visitar 10 fabulosos castillos que dejarán a cualquiera boquiabierto… y uno más para no quedarse con el gusanillo.

De norte a sur y de este a oeste, España suma un legado histórico y patrimonial impresionante, así que se debe tomar nota y agendarse para la próxima escapada algunas de estas joyas arquitectónicas e históricas con las que disfrutar en familia o con los amigos de los mejores castillos y de las actividades exclusivas recomendadas en el propio recinto y su entorno. 

Castillo de Almodóvar, Córdoba. Seguro que los fans de Juego de Tronos lo identificarán en el acto. Esta fortaleza, construida por los árabes y ampliada siglos después por los cristianos tras la Reconquista, ha servido de vivienda, prisión y hasta de cámara de tesoros.

Castillo de Álora, Málaga. Mucho más que un castillo. Es todo un acopio de restos de las civilizaciones que han ido dejando su impronta en la historia: íberos, romanos, musulmanes y cristianos. Su posición privilegiada permite otear por el norte, las sierras de la Huma y del Valle de Abdalajís, por el sur, las de Ronda y Mijas, al este los Montes de Málaga y al oeste la Sierra del Hacho. 

Castillo de Consuegra, Toledo. Todo un baluarte de la provincia. La Orden Militar de Jerusalén lo convirtió en la capital de un extenso priorato. Disputado por musulmanes y cristianos, hoy en día es el castillo mejor conservado de Castilla La Mancha. ¿Lo mejor?, que se conocerán los vestigios de tres castillos diferentes por sus 350 años de construcción ininterrumpida.

Castillo de Gigonza, San José del Valle, Cádiz. Una perfecta combinación entre los estilos mudéjar y renacentista. Fortaleza sobria que conserva elementos defensivos, muros almenados, una pequeña portada con arco adovelado y escudo de armas, el patio de armas y la torre de homenaje. 

Castillo de Morella, Castellón. Una montaña que preside un valle. Es un castillo digno de reyes. Fue una de las pocas fortalezas pertenecientes a la Corona de Aragón, pues las aledañas pertenecían a las órdenes militares. Sus muros son testigos de infinidad de batallas a lo largo de la historia, desde la Reconquista hasta las Guerras Carlitas.

Castillo de Olvera, Cádiz. Indudablemente, uno de los mejores miradores 360º de la provincia gaditana. Su posición estratégica lo convirtió en un importante punto de vigilancia para el Reino Nazarí de Granada y después para la Corona de Castilla. Un ejemplo perfecto de cómo una fortaleza se mimetiza con su entorno y se integra con el relieve.

Castillo de San Pedro de Jaca, Ciudadela, Huesca. Un castillo “moderno”, adaptado a las innovaciones militares del siglo XVI. El castillo era la principal línea de defensa ante cualquier intento de invasión desde Francia por el Pirineo Central y jugó un papel muy importante frente a los ataques de los protestantes franceses que luchaban contra la monarquía hispánica.  

Castillo de San Vicente de Argüeso, Hermandad de Campoo de Suso, Cantabria. Una fortaleza genuinamente cristiana, típico castillo roqueño de Cantabria. Pese a ser construido entre los siglos XIII y XV, se encontró los restos de una ermita del siglo IX, alrededor de la que se generó una necrópolis altomedieval (siglos IX y X), visible en el patio de armas del castillo. Las vistas desde esta fortaleza permitían vigilar el camino que protege la costa con Castilla y dejarán a cualquiera maravillado.

Castillo Palacio de Albalate del Arzobispo, Teruel. Pese a su predominancia por el estilo gótico, este castillo guarda varios elementos heráldicos de diferentes épocas que permiten datar distintas fases constructivas. Jugó un papel fundamental en las Guerras Carlistas, y en la Guerra Civil fue una cárcel, bombardeado por la aviación italiana y alemana en marzo de 1938. 

Fortaleza de la Mota, Alcalá la Real, Jaén. Arquetípico castillo de frontera. A día de hoy es el conjunto urbano medieval mejor conservado de Andalucía. Una fortaleza con una ciudad oculta, una red de galerías subterráneas, estratégicas y necesarias para la toma de la urbe fortificada en el siglo XIV.

¡Bonus track! Torre del Infantado, Potes, Cantabria. Mucho más que una torre, es un museo impresionante ligado a Beato de Liébana, la Villa de Potes y un espectacular mirador de los Picos de Europa. 

Todos estos castillos y muchos más los puedes encontrar en la web, de la Red de Castillos y Palacios de España. Además, se encuentra una amplia gama de experiencias en forma de visitas culturales, experiencias exclusivas, exposiciones, museos, conciertos de música clásica, obras teatrales y más sorpresas.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.