Los obispos dicen que sus iglesias se involucraron en «estructuras de pecado» que «favorecían prejuicios y segregación»

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Los obispos españoles han admitido que «muchas veces» sus iglesias se han involucrado en «estructuras de pecado, que favorecían los prejuicios frente a otros seres humanos y la segregación», y frente a ello, han hecho un llamamiento a todos los cristianos para «trabajar juntos por la justicia», por la «paz» y la «unidad».

«Podemos y debemos trabajar unidos para fomentar la paz y la unidad que Dios desea para todos los hombres. Esto pide, sobre todo, la conversión del corazón, porque muchas veces nosotros –y quizás nuestras Iglesias– nos hemos involucrado en estructuras de pecado, que favorecían los prejuicios frente a otros seres humanos y la segregación», subrayan los obispos de la Subcomisión para las Relaciones Interconfesionales y Diálogo Interreligioso de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en un mensaje, consultado por Europa Press, y publicado con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que se celebra del 18 al 25 de enero bajo el lema, ‘Haz el bien; busca la justicia’ (un texto tomado del profeta Isaías).

En este sentido, los prelados señalan que resuenan las palabras del profeta: «‘Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones. Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien'»; y añaden que los cristianos deben «escuchar los gritos de los que sufren, denunciar sin miedos su situación y seguir colaborando para acabar con las ideologías que causan discriminación, para que cesen los discursos de odio y para ponerse al servicio de los más pobres y vulnerables».

En concreto, puntualizan que hay muchos ámbitos en los que pueden trabajar junto a otros cristianos: «la atención a los más pobres, la defensa de la mujer, la lucha contra el racismo, el cuidado del medio ambiente»; y aseguran que en España ya existen iniciativas de trabajo común en este campo por lo que animan a «fortalecerlas».

En todo caso, expresan su «dolor» por la «división» que existe entre los cristianos. «El deseo de Jesús para sus discípulos fue que permaneciéramos en la unidad y por eso nos duele grandemente la división que existe entre nosotros. Sin duda, esta división debilita la fuerza del mensaje de vida que proclamamos y resta credibilidad a nuestra palabra», advierten.

Los obispos también destacan que los materiales para el octavario de oración diseñado para esta semana por la unidad de los cristianos han sido elaborados por el Consejo de Iglesias de Minnesota (Estados Unidos), después del asesinato del joven afroamericano George Floyd en mayo de 2020, que falleció después de que un agente le oprimiese el cuello durante más de nueve minutos.

«Este hecho injusto y vergonzoso, que provocó una fuerte reacción social, también apela a la conciencia de los cristianos y nos estimula a trabajar juntos para ser fuente de unidad y reconciliación en el mundo», concretan los obispos.

En esta línea, indican que el texto de Isaías hace comprender que la vivencia de la fe debe ir siempre acompañada por una «praxis coherente» con aquello que se profesa. «El culto a Dios resulta vacío si no va acompañado por la compasión y la misericordia. Con duras palabras, el profeta denuncia ese culto externo y puramente formal: no quiero ofrendas ni fiestas –dice el Señor– mientras tengáis las manos manchadas de sangre», recuerdan.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.