Actualidad

Los supuestos yetis eran en realidad osos

La cosa no pinta bien para los yetis, ni para todos aquellos que creen en la existencia de misteriosos hombres de las nieves en el Himalaya: unos expertos estadounidenses realizaron pruebas de ADN a restos de estos seres y concluyeron que eran en la mayoría de los casos osos.

Ocho de las nueve muestras analizadas -extraídas de huesos, dientes, pelo o excrementos- procedían según los investigadores de osos negros asiáticos, osos del Himalaya y de osos tibetanos; la otra, de un perro.

“Nuestros resultados sugieren que la fundamentación biológica de la leyenda del yeti se encuentra en las especies de oso locales”, destaca la bióloga Charlotte Lindqvist, de la Universidad de Buffalo. “Y nuestro estudio demuestra que la genética debe ser capaz de resolver otros misterios parecidos”.

El estudio, publicado hoy en la revista “Proceedings B” de la Royal Society británica, es el análisis de ADN de presuntas reliquias de yeti más concienzudo hasta el momento. Los investigadores consiguieron acceder a los restos a través de una productora de cine que trató de revelar el origen del yeti en una película en 2016. Los restos pertenencían a museos o a personas privadas.

Entre las piezas se encontraba un pedazo de piel peluda de una mano o zarpas que estaban conservadas en un monasterio. También analizaron un fragmento de fémur que fue encontrado en una cueva en el altiplano tibetano a 4.500 metros de altura.

Sin embargo, Lindqvist y su equipo fueron un paso más allá: secuenciaron el ADN mitocondrial (ADNmt) de otros osos asiáticos, en total 23 ejemplares, y lo compararon con el de osos de otras partes del mundo.

Así comprobaron que los osos tibetanos están estrechamente emparentados con los norteamericanos o los europeos. Mientras que los osos del Himalaya, por el contrario, cuyo ADNmt fue secuenciado completamente por primera vez, se separaron evolutivamente mucho antes, hace unos 650.000 años.

Los investigadores suponen que en la edad de hielo de aquel momento los osos del Himalaya quedaron aislados durante mucho tiempo por los glaciares.

Según su opinión, los resultados no son solo importantes para entender el origen de los animales, sino también para su presente. “Los osos del Himalaya están en peligro de extinción. Aclarar su estructura de población y su variedad genética también puede ayudar a calcular su número y crear estrategias de gestión”, indica Lindqvist.

Continuar con el análisis de otras “reliquias de yetis” puede contribuir a ello, añade.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*