Actualidad

350 muertos y 6.600 heridos en un terremoto en la frontera entre Irak e Irán

Foto: Ahmad Halabisaz/Zuma Press/dpa

El fuerte terremoto que se ha registrado en la noche del domingo en la frontera entre Irán e Irak costó la vida al menos a 348 personas, según cifras ofrecidas hoy por el Ministerio del Interior iraní, que señala además que hay 6.600 heridos.

Se teme que la cifra de víctimas siga aumentando. El temblor de magnitud 7,3 afectó al sur de la región kurda en la zona limítrofe, en las provincias de Kermanshah e Illam. En Irak, ocho personas murieron y 353 resultaron heridas, según el portavoz del Ministerio de Salud en Bagdad.

El centro de investigación geológica de Potsdam, Alemania, estimó que se produjo a 34 kilómetros de profundidad en la provincia iraní de Kermanshah. Se trata de una región montañosa relativamente poco poblada.

Los equipos de rescate no pudieron acudir al lugar hasta pasadas ocho horas del terremoto. Tuvieron que esperar a que amaneciera en la zona y ahí fue cuando en la mañana de hoy la cifra de muertos iba escalando casi cada minuto. Hasta la tarde de hoy se habían registrado además 135 réplicas en varias capitales provinciales.

Según la Media Luna Roja, especialmente afectadas se han visto las ciudades fronterizas de Sare Pole Sahab, Ghassre Shirin y Asgal. La mayoría de muertos proceden de estas tres ciudades.

En la capital provincial Kermanshah hubo menos muertos y daños, pero, no obstante, muchas personas pasaron la noche en la calle por temor a nuevos temblores.

El de Kermanshah es el peor terremoto que se registra en la región desde 1990. Entonces, en Rudbar, en la provincia de Gilan, en el norte del país, un terremoto de magnitud 7,4 causó la muerte de más de 35.000 personas.

Un devastador terremoto en 2003 en Bam, en el sureste de Irán, dejó más de 26.000 muertos. El último gran terremoto en la provincia de Kermanshah tuvo lugar en 1847, según apuntan medios locales.

Los hospitales de la provincia, donde están siendo atendidas la mayoría de las personas, están completamente desbordados. El Ministerio de Salud en Teherán envió un centenar de médicos a la región para instalar clínicas ambulantes en las ciudades fronterizas. Los heridos de mayor consideración han sido enviados a Teherán.

Todas las escuelas y universidades permanecían cerradas hoy. Se ha instado a las autoridades a que principalmente se dediquen a ayudar a las víctimas. El presidente Hassan Rohani prometió a los damnificados la ayuda que necesiten. Además, anunció que este martes visitará la zona damnificada.

El papa Francisco dijo estar profundamente consternado por la gravedad del terremoto, envió un telegrama y ofreció rezar por las víctimas, según informó el Vaticano.

En la parte iraquí, la cifra de víctimas fue menor. Las autoridades en las ciudades kurdas de Sulaimanya y Halbaya dieron a los funcionarios el día libre ya que cientos de casas quedaron destruidas en la región. Gran parte de las viviendas dañadas se encuentran en Darbandikhan, donde cuatro personas murieron.

Desde Turquía llegó un avión militar con ayuda y equipos de rescate, según informó la agencia de noticias Anadolu. Se han enviado 5.000 tiendas de campaña y 7.000 mantas. En la región del sismo, las temperaturas rozan los cero grados por la noche.

La región montañosa de Sulaimanya, en el sudeste del Kurdistán iraquí, está habitada sobre todo por población kurda y es además un popular destino vacacional. Tanto la temperatura como el entorno es propicio para el senderismo.

Sulaimanya, con más de medio millón de habitantes, está considerada un centro cultural y Erbil es la ciudad más importante de la región autónoma kurda en el norte de Irak. La localidad está considerada como una ciudad universitaria relativamente liberal.

La ciudad fronteriza de Halaya, ubicada a apenas unos pocos kilómetros del epicentro, se convirtió en el símbolo de la represión kurda por parte del dictador Saddam Hussein en 1988, cuando fue atacada con un gas tóxico.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*