Más de 450 organizaciones piden a la ONU la dimisión del empresario petrolero Al Jaber como presidente de la COP28

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Más de 450 organizaciones de todo el mundo han escrito una carta al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y al secretario ejecutivo del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Simon Stiell, en la que le exigen la dimisión del sultán y empresario petrolero Al Jaber, designado presidente de la XXVIII Cumbre del Clima (COP28) que se celebrará al final de año en Emiratos Árabes Unidos.

Los firmantes denuncian que el elegido para supervisar las negociaciones de la próxima cumbre del clima es el director ejecutivo de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dabi (ADNOC), la 12ª productora mundial de petróleo lo que misiva critica por suponer una «amenaza a la legitimidad y la eficacia de la COP28».

Las organizaciones piden además que los grandes contaminadores no puedan participar en la acción climática y reclaman repensar el sistema para proteger a la gente y el planeta.

«Seamos claros: nadie debería aplaudir este nombramiento. Representa una amenaza a la legitimidad y la eficacia de la COP28. Si tenemos alguna esperanza de abordar la crisis climática, las COP no deben tener ninguna influencia de la industria de los combustibles fósiles: petróleo, gas y carbón», exige la carta.

Así, defienden que para tener alguna esperanza de abordar la crisis climática todas las COP deben estar lejos de la influencia que pueda ejercer el sector fósil.

ADNOC, según los firmantes, ocupa el segundo puesto en planes de expansión de petróleo y gas entre las empresas de combustibles fósiles, ya que prevé construir nuevos yacimientos y pozos. En ese contexto, consideran los firmantes que los planes del sultán son «totalmente incompatibles» con las declaraciones de la Agencia Internacional de la Energía que «deja claro» que no puede haber nuevas explotaciones de petróleo y gas si realmente se quiere limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados centígrados.

En ese sentido, la carta considera que su nombramiento es un ejemplo de «cuánta influencia siguen teniendo los grandes contaminadores sobre la política climática» y añade que esto apunta a un problema «más profundo», que los intereses de los combustibles fósiles han invadido la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU y «amenazan su legitimidad».

En ese contexto, recuerdan que en la pasada COP27 se contabilizaron más de 630 grupos de presión de la industria de los combustibles fósiles se inscribieron para asistir a las negociaciones sobre el clima. Los Emiratos Árabes Unidos, que ahora acogen la COP28, contaban con más grupos de presión en su delegación que ningún otro país.

Por ello, exigen que las Presidencias de la COP estén «libres de toda influencia» de las compañías de combustibles fósiles, para avanzar en la necesaria eliminación progresiva y justa de los combustibles fósiles.

Asimismo, demandan que los grandes contaminadores no participen en la legislación climática, para que no consigan debilitar la respuesta al cambio climático a través de un marco regulatorio que incluya una política que ponga fin al «conflicto de intereses de una vez por todas» para que los grandes contaminadores no financien la acción climática.

«No se debe permitir el greenwashing y la compra de su responsabilidad en una crisis que ellos han ocasionado», insisten en la carta en la que piden que la acción climática esté centrada en las personas que más sufren la crisis climática.

Para las organizaciones firmantes, entre las que se encuentra Greenpeace, Ecologists en Acción, Fridays For Future, Environmental Justice Foundation o Transparencia Internacional, el sistema capitalista está destruyendo la vida tal y como se conoce y consideran que es el momento de construir una nueva manera de vivir y colaborar que sea útil para las personas, no para los contaminadores, y que restaure la naturaleza en lugar de destruirla.

«Es necesario abordar una transición total y equitativa que permita dejar de utilizar los combustibles fósiles y que consiga el fin de la impunidad y de los abusos corporativos», reclaman, al tiempo que observan que 2023 debe ser un año decisivo.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.