Actualidad

Mayer presenta el informe final del Comité de Crisis Susana Galindo

Desde su constitución, el pasado 2 de junio, el Comité de Crisis Susana Galindo se ha reunido en varias ocasiones y ha mantenido entrevistas con la familia de la víctima, con el objetivo de conocer en detalle los antecedentes del caso

El comité ha evaluado los servicios municipales implicados y ha establecido una serie de conclusiones relevantes para la prevención de los asesinatos machistas en Madrid

El Área de Género y Diversidad propone cuatro ejes de actuación: una campaña de concienciación vecinal, el establecimiento de un protocolo de detección precoz en los servicios municipales, un protocolo de intervención con las familias y el impulso de acciones de recuerdo en el distrito y la ciudad, como es deseo de su familia

La delegada de Políticas de Género y Diversidad, Celia Mayer, ha comparecido ante los medios tras la Junta de Gobierno de hoy jueves, 13 de julio, para compartir las conclusiones del informe final del primer comité de crisis por violencia machista. Ha estado acompañada por María Naredo, directora general de Prevención y Atención frente a la Violencia de Género.

El Comité de Crisis Susana Galindo se constituyó el pasado 2 de junio, seis días después del asesinato de esta vecina de Ciudad Lineal de 55 años, y sólo dos tras la aprobación en pleno por unanimidad de la proposición conjunta de Ahora Madrid y PSOE para la creación de un comité de crisis cada vez que se produzca un asesinato machista en Madrid.

Tras varias reuniones del comité y entrevistas con la familia de Susana, desde el Área de Gobierno de Género y Diversidad del Ayuntamiento de Madrid se proponen cuatro ejes de actuación: la realización de una campaña para la implicación vecinal contra la violencia machista, ‘Barrios por los buenos tratos’; el establecimiento de procedimientos de detección precoz en los servicios municipales; un protocolo de apoyo a las familias, y medidas de memoria y reparación.

Implicación vecinal: campaña ‘Barrios por los buenos tratos’

Se calcula que aproximadamente un 75% de las víctimas de violencia machista no interpone denuncia, como en el caso de Susana Galindo. Esto se debe, entre otras razones, a que las mujeres no se identifican como víctimas, no tienen conciencia del maltrato, dada la naturalización social de este tipo de violencia; dependen económica y/o emocionalmente de sus parejas, o no saben dónde acudir y se sienten solas.

En este sentido, es esencial la implicación de la comunidad en la detección y el apoyo a las víctimas de violencia machista. En la mayoría de los casos, aun siendo conscientes de la situación, los vecinos y vecinas consideran el asunto dentro del ámbito privado o no saben cómo reaccionar.

Por ello, desde el área se pondrá en marcha a lo largo del próximo otoño una campaña de sensibilización y concienciación dirigida a los vecinos y vecinas de Madrid, apelando a que las violencias machistas son un problema público, de todas y todos, e informando sobre los espacios y servicios municipales que pueden servir de apoyo.

Procedimientos de detección precoz en los servicios municipales

En muchas ocasiones, las víctimas de violencia machista no denuncian o no acuden a los servicios especializados, pero sí lo hacen por distintas causas a otros servicios de proximidad municipales, como ha sido el caso de Susana.

Los servicios sociales son una puerta de entrada imprescindible, pero no son la única: los espacios de igualdad, los centros de Madrid Salud, los servicios de mayores, los de atención a la infancia y el Samur Social son espacios clave para la detección precoz de las violencias machistas.

Por ello, el Ayuntamiento va a instaurar durante el próximo año procedimientos de detección precoz en los servicios municipales, en base a tres líneas de acción: formación aplicada, con la transmisión de claves para la actuación profesional con mujeres que enfrentan violencias y para aplicar los indicadores en la práctica; herramientas para la detección y derivación, mediante la formación al personal que trabaja en los servicios del Ayuntamiento con indicadores de sospecha, según tipos de violencia y características de la mujer, un mapa de recursos para la derivación y cauces de coordinación, y la elaboración de una base de datos común y con campos homogéneos que puedan compartir estos servicios entre sí y con otros servicios del circuito.

Apoyo a las familias

La violencia machista no sólo mata a las mujeres, sino que deja un reguero de destrucción en los entornos familiares de las mismas. En el caso que nos ocupa, la madre es una mujer dependiente de avanzada edad, de la cual Susana era su cuidadora principal.

En este punto destacamos como buena práctica la actuación de los servicios sociales del distrito y el CAPSEM, centro psicosocial especializado en violencias machistas, con el entorno de la familia: desde el primer momento han estado cuidando y acompañando al entorno de Susana en el proceso de duelo y reparación. Trabajaremos para reforzar este tipo de actuaciones.

Memoria y reparación

Los asesinatos por violencia machista no son crímenes ocasionales o crímenes comunes. En nuestro país, en lo que va de año, llevamos un total de 31 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Son crímenes sistemáticos y que tienen raíces sociales profundas. Los procesos de memoria y reparación pretenden poner en cuestión esas ideas y actitudes que están en el origen de la violencia machista.

Es fundamental para el luto de las familias y para la prevención de futuras muertes que la comunidad cercana exprese su rechazo ante este tipo de crímenes. En el caso de Susana, es voluntad de la familia que ella sea recordada y honrada. Por ello, la Dirección General de Prevención y Atención a la Violencia de Género, en coordinación con el Equipo de Servicios Sociales de Ciudad Lineal, impulsará acciones de memoria y reparación simbólica que garanticen que Susana Galindo es recordada y honrada por el distrito y la ciudad.

El Comité de Crisis Susana Galindo ha estado conformado por: Celia Mayer Duque, delegada del Área de Políticas de Género y Diversidad, como presidenta; María Naredo Molero, directora general de Prevención y Atención frente a la Violencia de Género, como vicepresidenta; Noelia Rata Cepero, consejera técnica de la DG de Igualdad y No Discriminación, como secretaria, y Marta Higueras Garrobo (delegada del Área de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo), Marta Fernández Ulloa (Área de Gobierno de Seguridad, Salud y Emergencias. Oficial de la Unidad de Apoyo y Protección a la Mujer, Menor y Mayor), Rosario Casado González (Área de Gobierno de Políticas de Género y Diversidad. Jefa de la Unidad de Atención a la Violencia de Género) y María José Esteban Martínez (Jefa del Departamento de Servicios Sociales de Ciudad Lineal), como vocales.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*