Medicina Intensiva fija las bases para extender el uso de la ECMO a más tipos de pacientes

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Extender el uso del soporte ECMO a diferentes patologías relacionadas con el paciente crítico cardiológico es posible, según han apuntado los intensivistas que participaron en el seminario ‘Nuevas fronteras en el manejo del paciente con ECMO-VA’, organizado la semana pasada por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) con la colaboración de Getinge.

Integrar el equipo ECMO en pacientes con tromboembolismo pulmonar de alto riesgo, en personas han sufrido una parada cardiorrespiratoria e incluso frente al shock séptico refractario empieza a ser una realidad en Medicina Intensiva, de acuerdo con estos expertos de SEMICYUC.

El sistema de Oxigenación por Membrana Extracorpórea, más conocido como ECMO por sus siglas en inglés, permite, entre otras, realizar la función respiratoria y limpiar la sangre a pacientes con insuficiencia pulmonar.

Su efectividad ha sido demostrada y es una gran alternativa, pero exige una correcta valoración del paciente, así como el uso por personal formado expresamente para el manejo de esos equipos. Además, su uso no se limita al entorno intrahospitalario, sino que ha salvado muchas vidas en los últimos años gracias a su uso en sistemas extrahospitalarios, tanto terrestres como aéreos.

La SEMICYUC ha querido sentar las bases de los objetivos y desafíos a los que van a enfrentarse los intensivistas en el uso de la ECMO en los próximos años. Llevar esta terapia de oxigenación a otros tipos de pacientes es posible y así lo avalan diferentes estudios recientes, que marcan el camino para integrar la técnica en casos como, por ejemplo, la parada cardiorrespiratoria, considerado un problema de salud de primer orden.

«En aquellos enfermos con parada refractaria es posible plantearse el uso de la ECMO, lo cual puede mejorar la supervivencia al alta hospitalaria», ha explicado el doctor Jorge Duerto, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Para ello, no obstante, resulta fundamental contar con protocolos de ECMO en RCP que permitan elegir y distinguir los candidatos que puedan beneficiarse de la técnica (por edad, por ritmo de parada, por factores asociados a supervivencia, etc.). Estos protocolos, además, deben exigir un alto nivel de coordinación intra y extrahospitalario y, por supuesto, acompañarse de una efectiva detección precoz y una RCP inicial de calidad.

Los intensivistas también han detallado cómo puede ayudar el uso de la ECMO en pacientes con Tromboembolismo Pulmonar (TEP) de alto riesgo. La doctora María Paz Fuset, del Hospital Universitario de Bellvitge en Barcelona ha recordado la importancia de contar con protocolos y equipos multidisciplinares de respuesta rápida ya que «un plan de estrategia terapéutica y la toma consensuada de decisiones por especialistas puede Influir en la evolución de estos pacientes». Eso sí, es importante elegir bien al paciente, ya que no es una técnica que pueda aplicarse de forma general.

Respecto a integrar el sistema ECMO en pacientes con shock séptico refractario, los intensivistas han señalado que ya está descrita una mayor tasa de supervivencia si se usa esta terapia en el contexto de pacientes con miocarditis asociada a la sepsis, especialmente si se comienza de manera precoz.

«Además, posibilita la recuperación cardiaca, ya que es reversible», ha indicado el doctor Ricardo Gimeno, del Hospital Universitario La Fe de Valencia. El especialista también ha alertado de los riesgos: «No deberíamos plantearlo en pacientes con vasoplejia refractaria y no podemos obviar la posibilidad de bacteriemia durante el uso de la ECMO». Por ello, como en los casos anteriores, la adecuada selección de pacientes es fundamental.

Además, el seminario ha abordado la descompresión ventricular izquierda en el paciente con ECMO. El manejo de las diferentes técnicas existentes para lograr esta descompresión, como ha señalado Clara Hernández, del Harefield Hospital de Londres, se asocia con una menor mortalidad en pacientes con shock cardiogénico tratados con soporte ECMO. «Las técnicas actuales permiten una descompresión inmediata y, en caso de complicaciones, también una decanulación temprana», ha remachado.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.