Mejorar la experiencia del cliente a través del comandero, por Hosteltáctil

Hosteltáctil ofrece un software especializado en el sector de hostelería, que engloba todas las necesidades de los negocios tanto para la administración y gestión del restaurante como en la relación a mantener con los clientes.

Para esta empresa, lo esencial es ofrecer un buen servicio en el local para que los clientes quieran repetir. En este sentido, entre los distintos software y aplicaciones que ofrece, resulta fundamental la Telecomanda, también llamado comandero, una solución que permite gestionar el proceso de toma de pedidos desde cualquier punto del local de forma sencilla, rápida y segura.

Ventajas concretas del comandero o telecomanda

El uso de la telecomanda o comandero cuenta con una serie de ventajas que marcan la diferencia respecto a cualquier sistema de gestión de pedidos de hostelería. En los pedidos desde una telecomanda o comandero se aumenta la velocidad de trabajo, la rotación de mesas y favorece a un mayor consumo de los clientes sincronizado directamente con el TPV. Además de eliminar los posibles errores que puedan surgir en la toma del pedido, la telecomanda los envía automáticamente a la cocina para una más rápida preparación.

El comandero incluye también un apartado de comentarios en las comandas, atendiendo así los gustos del cliente.

Otra ventaja de este sistema es que el personal de sala no deberá realizar desplazamientos innecesarios. En el pedido de una bebida desde telecomanda los clientes estarán más satisfechos, ya que el comandero mejora la rapidez y la calidad en el servicio.

Beneficios del comandero respecto en cuanto a rapidez y eficacia del negocio

El comandero asume todos los movimientos que pueden darse en el local, tanto de personas como de dinero. Todo lo que se sirve queda registrado en el comandero y se cobra, lo cual proporciona un control íntegro del local, gestionando por zonas (salón, barra, terraza, etc.) y teniendo en cuenta las diferentes tarifas.

Es un sistema que puede organizar las mesas o gestiona el orden de los platos con los comentarios de preferencias, alérgenos e intolerancias. En su caso, los pedidos pueden ser modificados de manera sencilla, al tiempo que los cambios se envían directamente a cocina. Por último, no puede olvidarse que también permite la vista global de ocupación del local y puede integrar diferentes métodos de pago.

El comandero logra una mejora de la imagen del negocio, no solo sustituye al clásico papel y boli que aún se utilizan en algunos locales, sino que proporciona la realización de principios básicos de hostelería como la rapidez y la eficacia. Aparte de la movilización que consigue respecto de los mecanismos del servicio, también implica una modernización integral que siempre juega a favor del cliente.