Mikel Gurrea explora el conflicto como vínculo en su ópera prima, ‘Suro’, que presenta en el Festival de San Sebastián

SAN SEBASTIÁN, 19 (EUROPA PRESS)

El cineasta y guionista vasco Mikel Gurrea explora el conflicto como vínculo de pareja en su ópera prima ‘Suro’, que presenta en la Sección Oficial del 70 Festival de Cine de San Sebastián.

En rueda de prensa en el certamen donostiarra, Gurrea, acompañado de los protagonistas de su filme Pol López, Vicky Luengo e Ilyass el Ouahdani y de los productores Xabier Berzosa, Tono Folguera y Laura Rubirola, ha explicado que este proyecto surgió a partir de su experiencia en 2010 trabajando como temporero en la campaña del corcho tras terminar la universidad en Barcelona y solicitar una beca para ir al extranjero, un trabajo al que llegó a través de la familia de su pareja de entonces.

Además, ha señalado que este proyecto tiene también su origen en las residencias Ikusmira Berriak, del Festival de San Sebastián, junto a otras instituciones culturales. El cineasta donostiarra ha puesto en valor «que te den espacio, tiempo, mentores que son gente externa que viene a escuchar hacia dónde quieres ir y son generosos para proponer o sugerir desde el respeto».

«Fueron seis semanas fructíferas y supimos qué proyecto queríamos hacer», ha indicado, para añadir que «el origen está ahí, vinculado al festival y eso te abre muchas puertas». «Ikusmira berriak nos dio tiempo y estructura para el primer paso que es lo que necesita todo cineasta», ha incidido.

Por otro lado, ha apuntado que el sonido «es la parte más autobiográfica» de esta película. «Lo sonoro ya en la vivencia mía se convertía en muchas posibilidades de imaginación», ha dicho. Así, ha manifestado que se hizo un trabajo previo al rodaje grabando sonidos de llevadas en curso de corcho en el Empordá.

A partir de ahí, se hizo un trabajo de «multiplicar planos, sugerir sonidos que están fuera, pero también muy dentro, también la ausencia de sonido, para generar qué sintonizas o no, porque no estás de todo ubicado, porque al final va de personajes que no están ubicados», ha señalado sobre todo ese proceso.

También ha subrayado que el rodaje tuvo que retrasarse un año por la pandemia de Covid-19, lo que les permitió «elasticidad, más tiempo». Sobre el guión y los personajes ha señalado que «tienen una energía atractiva, pero esa energía se les puede volver muy dañina» y ha añadido que «el conflicto es un vínculo, quizás no el más sano», pero hace que los protagonistas de ‘Suro’ «no suelten la relación».

Respecto a Luengo y López, ha destacado que «son monstruos guapos de la interpretación, muy generosos y muy currantes» y «se ponen a tumba abierta dispuestos a algo que es muy difícil, lo ambiguo», mientras que de Ilyass El Ouahdani, que no es actor profesional y esta es su primera experiencia ante la cámara, ha dicho que tras un «casting muy extenso» cuando apareció notó que «tenía ese algo especial, que no es sólo una manera de estar delante de la cámara, sino de darse». «Durante un mes o dos y pico tallerizábamos y durante dos horas nos metíamos en Karim», su personaje, ha relatado.

En cuanto al mundo del suro, corcho en catalán, ha señalado que «hacer cine es bonito por muchas razones, pero también porque cuando hay algo que te gusta, quieres que tenga un lugar en el cine, desde la ficción».

Por su parte, Luengo ha afirmado que este es el papel que menos se ha preparado «hacia fuera». «Normalmente busco referencias, cosas que me inspiren, cosas externas que me puedan llevar al lugar hacia donde quiero construir», ha confesado, para añadir que el guión de ‘Suro’ le «fascinó».

«Me pareció uno de los más bonitos y complejos que había visto nunca y pensé que era un papel que tenía que trabajar desde mí, desde la sinceridad, desde el miedo a no ser amado e intentar mantener esa honestidad», ha explicado, para insistir en que, a su juicio, «lo mejor era buscar en mí, en mi duda, verdad y peligros».

López, por su parte, ha confesado que tanto él como Luengo han intentado «vivir con la máxima complejidad lo humano que hay las contradicciones» y que ha sido «muy interesante» vivir y entrar en el mundo de los ‘sureros’ y en el bosque, que «se mete dentro».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.