ONG urgen a la UE a asumir sus responsabilidades ante las muertes de migrantes en el Mediterráneo Central

Las ONG SOS Mediterranee, Médicos Sin Fronteras (MSF) y Sea-Watch, han pedido a la UE el despliegue, de forma urgente, de medios de búsqueda y rescate en el Mediterráneo Central, asumiendo así lo que, a su juicio, es responsabilidad de la UE y de sus estados miembros.

Estas entidades denuncian que, en solo cinco días, el buque de salvamento y rescate ‘Geo Barents’ que operan en colaboración con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), han rescatado dieciséis embarcaciones en peligro, poniendo a salvo a un total de 1.046 personas entre ambas.

Además, la semana anterior, Sea-Watch también rescató a cinco embarcaciones en peligro en el mar, con un total de 444 supervivientes.

Tal y como aseguran, «sin la presencia de medios civiles de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central, los niños, mujeres y hombres rescatados en estas operaciones habrían sido abandonados a su suerte en aguas internacionales frente a Libia» que es, según han explicado, «la ruta migratoria marítima más mortífera del mundo desde 2014».

A través de un comunicado, recogido por Europa Press, estas ONG denuncian que la retirada de los medios europeos de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central, así como los retrasos en la asignación de lugares seguros para desembarcar, han «debilitado» la capacidad del sistema de búsqueda y rescate y, por tanto, su capacidad para salvar vidas.

«NADIE DA RESPUESTA»

«Como exige la legislación marítima, buscamos sistemáticamente la coordinación de nuestras operaciones, las autoridades marítimas libias casi nunca responden, descuidando su obligación legal de coordinar la asistencia marítima. Además, cuando intervienen e interceptan embarcaciones en peligro, devuelven sistemáticamente y por la fuerza a las personas rescatadas a Libia, país que, según Naciones Unidas, no puede considerarse un lugar seguro», han advertido las entidades sobre la situación.

«Desde el comienzo de la temporada de verano, nuestro equipo ha llevado a cabo tres salidas al mar. Por desgracia, la primera salida tuvo un final trágico, con casi 30 personas desaparecidas y una mujer que no sobrevivió. 71 personas sí pudieron ser puestas a salvo. En la segunda salida rescatamos a 315 personas, llevando a cabo seis operaciones de rescate en apenas doce horas. En la tercera, que es la que todavía está en marcha, llevamos a cabo once rescates en apenas 72 horas», ha explicado el representante de Búsqueda y Rescate de MSF, Juan Matías Gil.

Además, ha señalado que, fruto de estas últimas once operaciones», 659 personas rescatadas se encuentran a bordo del Geo Barents, lo cual, según ha apuntado Matías Gil, «supera con creces la capacidad» de la embarcación.

«Cada vez que recibimos alertas a las que nadie da respuesta o divisamos embarcaciones en peligro desde nuestro puente, acudimos al rescate de las mismas, ya que es nuestro deber legal y moral no dejar que estas personas se ahoguen», ha denunciado.

A su juicio, y «dada la magnitud de las necesidades», sería «extremadamente necesario aumentar la capacidad de rescate en el Mediterráneo central».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.