Ortuzar defiende la «intachable» trayectoria ética del PNV frente a quienes aún no condenan el asesinato de Blanco

Reprocha a la izquierda ‘abertzale’ que «25 años después», aún no ha pedido «perdón» por este ni por el resto de crímenes de ETA

MAEZTU (ÁLAVA), 9 (EUROPA PRESS)

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha reivindicado la «intachable» trayectoria ética de la formación ‘jeltzale’ frente a aquellos sectores políticos que, en referencia a la izquierda ‘abertzale’, siguen «sin condenar ni pedir perdón» por el asesinato de Miguel Ángel Blanco ni por el resto de los crímenes de ETA.

Ortuzar ha participado este sábado, en Maeztu, en el ‘IV Alderdikide Eguna de Araba’, un encuentro con afiliados alaveses que el PNV ha recuperado tras un parón forzado por la pandemia.

En el encuentro, en el que también han intervenido el presidente del PNV de Álava, José Antonio Suso, y la portavoz del Grupo Vasco en el Senado, Estefanía Beltrán de Heredia, se ha homenajeado a dos históricos dirigentes alaveses del nacionalismo vasco que han fallecido en los últimos meses: Xabier Agirre y Félix Ormazabal.

«VOCACIÓN DE SERVICIO PÚBLICO»

Ortuzar ha subrayado que ambos dirigentes «son dos ejemplos que personifican de modo inmejorable dos de los aspectos que han caracterizado al PNV durante sus 127 años de existencia: una inequívoca vocación de servicio público, de servicio al pueblo vasco, tanto desde el partido como desde las instituciones; y un compromiso ético intachable».

En este sentido, ha subrayado que el PNV «siempre ha estado en el lado correcto de la historia, ya fuera en la Guerra Civil, en la dictadura, en la transición o en los años de plomo» de ETA. «Siempre hemos estado en el lado correcto, algo que no todos en este país pueden decir», ha añadido.

«EN EL LADO CORRECTO DE LA HISTORIA»

El líder del PNV ha precisado, en alusión a la izquierda ‘abertzale’, que cuando afirma que «no todos en este país pueden presumir de haber estado en el lado correcto de la historia», se refiere a quienes «frente a nuestro modelo ético, todavía son incapaces de llamar a las cosas por su nombre».

Ortuzar, en referencia a la actitud de EH Bildu ante el 25º aniversario del asesinato del concejal del PP Miguel Ángel Blanco por parte de ETA, ha denunciado la postura de aquellos que «se escapan con falsas disquisiciones, con su ‘sí pero no'». «Me refiero a quienes, 25 años después, aún se refugian en declaraciones genéricas, pero ni condenan ni piden perdón por tanto daño injusto causado».

En este sentido, el dirigente nacionalista ha asegurado que «para tener un proyecto ‘abertzale’ sano, este país no puede tener abiertas las heridas del pasado». Ortuzar ha advertido de que «para sanar plenamente esas heridas, a las cosas hay que llamarlas por su nombre». «A partir de ahí, podremos construir juntos un futuro para este país», ha indicado.

Esta -según ha explicado– es una tarea en la que el PNV se va a implicar. «Ahí nos van a encontrar en todo momento; pero siempre llamando a las cosas por su nombre y diciendo lo que hay que decir, que es además un clamor mayoritario de la sociedad vasca: que matar estuvo mal, que ETA nunca debió existir, que condenamos todos los atentados y todas las violencias», ha subrayado.

En este contexto, Andoni Ortuzar ha advertido de que «con referentes como Xabier Agirre y Félix Ormazabal, que no nos venga nadie ahora a dar lecciones de ética. Llegan 25 años tarde, o más», ha manifestado.

«Estos días estamos viviendo emociones y vueltas al pasado», ha manifestado, tras lo que ha recordado que este próximo domingo se celebra en Ermua (Vizcaya) el 25º aniversario del asesinato de Blanco.

«SIN COMERLO NI BEBERLO»

En este sentido, ha lamentado que «sin comerlo ni beberlo», el PNV está siendo estos días objeto de críticas por parte de aquellos que «piensan que la mejor defensa es un buen ataque». «Se han metido con nuestro código ético», ha denunciado, tras lo que también ha censurado que se haya puesto en cuestión la «sinceridad» de los compromisos de la formación ‘jeltzale’.

Frente a estos reproches, ha reivindicado el legado ético y democrático de Agirre y Ormazabal. «Con testimonios así, queda claro que el PNV siempre ha sabido estar donde debía estar: contra todas las violencias y cerca de las víctimas», ha indicado.

«Hemos estado donde había que estar; hemos dicho lo que había que decir. Nos hemos opuesto a todas las clases de violencia, que desgraciadamente en este país han sido muchas y muy duras», ha subrayado.

Por ese motivo, ha advertido de que «no podemos admitir que alguien ponga en duda nuestro código ético, sobre todo si eso viene de alguien que no ha hecho lo que había que hacer y que no ha dicho lo que había que decir». «Para cerrar las heridas del pasado hay que afrontar la verdad y asumir las cosas que se han hecho mal, y acercarse a las víctimas, que han sufrido», ha añadido.

Por su parte, José Antonio Suso ha puesto en valor el compromiso de Félix Ormazabal y Xabier Agirre con el PNV, y ha indicado que a ambos «les tocó reconstruir la casa del PNV alavés para convertirla en el edificio sólido que es hoy».

Suso ha destacado el trabajo que ambos realizaron, como diputados generales de Álava, «en beneficio del desarrollo del territorio alavés y de una sociedad alavesa plural que exige diálogo y acuerdo». «Suelen decir que la ciudad y lo rural viven de espaldas. Debe de ser un tópico, porque nunca un vitoriano de toda la vida, como se denominaba a sí mismo Xabier Agirre, y un hombre de campo, como se sentía Félix Ormazabal, compartieron tanto».

«HONRADEZ Y COHERENCIA»

El presidente del PNV alavés ha destacado que ambos eran «abertzales por convicción y alderdikides de corazón». Además, ha puesto en valor su vocación de servicio, sus valores y sus principios éticos «profundos»; su honradez y coherencia; y su tenacidad y rigurosidad en el trabajo.

A su vez, Estefanía Beltrán de Heredia ha incidido en «la importancia de actuar desde lo local» ante la «convulsión global» que se vive en la actualidad. En este contexto, ha abogado por «estar cerca de la ciudadanía para dar respuesta rápida, ágil y certera», tal y como -según ha indicado– han hecho los alcaldes «incluso en los momentos más duros de la pandemia».

EL «GALLINERO» DE LA POLÍTICA ESTATAL

«Visto con las luces de media distancia que da vivir la política de Madrid, donde todo es improvisación, incoherencia y un gallinero sin orden ni concierto, una toma mayor conciencia del valor del trabajo reflexivo, de la importancia del diálogo y del acuerdo en política para dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía: eso que llamamos y llaman ‘modelo PNV'», ha señalado.

La presentación del acto ha corrido a cargo del alcalde de Arraia-Maeztu y presidente de la Cuadrilla de Montaña Alavesa, Anartz Gorrotxategi. Al homenaje han asistido las viudas de Agirre y Ormazabal, Mari Paz Garagalza y Elena Armengol, respectivamente, acompañadas por familiares.

Ambas han recibido de manos del presidente del PNV una simbólica ‘argizaiola’ y sendas fotografías en las que Ortuzar había escrito una dedicatoria.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.