Actualidad

Osasuna, primer equipo que asciende a LaLiga Santander

Fotos por José Ángel Ayerra

El Club Atlético Osasuna vuelve a ser equipo de Primera División. La victoria del Granada en Albacete (0-1) ha logrado el ascenso matemático del club rojillo

Tras dos temporadas militando en la categoría de plata, el equipo rojillo ha hecho realidad su sueño y se ha ganado el derecho a ocupar una de las veinte plazas de LaLiga Santander para la próxima campaña.

Es la octava ocasión en la que el conjunto navarro logra subir a la máxima categoría en sus casi cien años de historia y lo hace tras una temporada marcada por la conexión con El Sadar y la afición rojilla, que ha supuesto un impulso determinante para el retorno del equipo de Jagoba Arrasate a lo más alto. En agosto Osasuna arrancará su temporada número 38 en Primera División, la categoría en la que más campañas ha disputado en su historia.

Osasuna, imparable en el playoff (15-16)

En la retina de todo aficionado rojillo quedó grabado el anterior ascenso del equipo navarro. Un pleno de victorias en una fase de ascenso a la que accedió en la última jornada de liga abrió las puertas de la Primera División al equipo dirigido por Enrique Martín. Un final de temporada lleno de tensión y alegrías que fueron llegando en cada eliminatoria para concluir logrando una gesta que parecía casi imposible a falta de una jornada para finalizar la campaña. Aquel 18 de junio de 2016, Motilivi, Girona y toda Navarra se tiñeron de rojo para ser testigos de la fiesta osasunista. Un gol de Kenan Kodro en el partido de vuelta de la final certificó el retorno rojillo a la máxima categoría, donde militaría por una temporada antes de sufrir un nuevo descenso. 

20.000 personas en El Sadar para el regreso a Primera (99-00)

Una fiesta que, quince años antes, El Sadar había vivido en primera persona. En aquella ocasión, en la última jornada de liga, la victoria del Salamanca obligaba al equipo de Lotina a ganar su partido. Los goles de Orbaiz y Trzeciak hicieron estallar de júbilo a las 20.000 personas que rebosaron El Sadar y lograron remontar el gol inicial del Recreativo, para darle a Osasuna tres puntos y el ascenso en la última jornada. Era la temporada 1999/00 y los rojillos regresaban a la máxima categoría seis años después, donde se mantendrían catorce campañas consecutivas.

Las finales de Castellón y Murcia en la 79-80

Si los dos anteriores ascensos al logrado por el equipo de Arrasate esta temporada fueron agónicos, el de la temporada 1979-80, quinto en la historia de Osasuna, no fue diferente. Aquel equipo dirigido por Alzate llegó a las dos últimas jornadas como cuarto clasificado con 40 puntos (se sumaban 2 puntos por victoria), tan solo a uno del Castellón que ocupaba la tercera y última plaza de ascenso. El calendario quiso que navarros y castellonenses se enfrentasen en la penúltima jornada en El Sadar, en lo que sin duda sería la primera de las dos finales que tendría que ganar el equipo rojillo para regresar a Primera. En una tarde memorable, Echeverría se vistió de héroe para remontar el tanto inicial de los visitantes con un hat-trick. Osasuna superaba al Castellón en la clasificación y se situaba tercero a falta de la última jornada en la que tendría que viajar a Murcia a defender su posición de ascenso. Noventa minutos separaban a los de Alzate del ascenso, que no conseguía desde 1961. En frente, el Murcia, que ya tenía asegurada su plaza como campeón de liga. El gol de Rández en el minuto 27 le dio el triunfo al conjunto rojillo en La Condomina y el ascenso a Primera casi 20 años después.

Tres ascensos como campeón del Norte (52-53, 55-56 y 60-61)

Hubo una época en la que los ascensos de Osasuna se vivieron con mayor asiduidad. Entre 1950 y 1961 el equipo navarro logró ascender en tres ocasiones a la máxima categoría del fútbol español. Por aquel entonces, la categoría de plata del fútbol español estaba dividida en diferentes zonas. Osasuna competía en la denominada División Norte contra equipos vascos, asturianos, gallegos, castellanoleoneses y catalanes, entre otros. En esa división participaban 16 equipos de los cuales el primero ascendía de forma directa, mientras que el segundo se clasificaba para una promoción de ascenso, siendo dos los puntos que se obtenían por victoria.

En la temporada 52-53 llegó el primero de los tres ascensos. Cabe recordar que el conjunto rojillo disputaba sus partidos como local en el viejo campo de San Juan, donde se hizo fuerte para imponerse al resto de equipos de la categoría y proclamarse campeón con 40 puntos, por delante de España Industrial y Avilés, con 37. 

Tras una campaña en la élite se produjo el descenso de categoría y tres temporadas después se producía el segundo ascenso de la década. Una vez más, como campeón de la División Norte. Una excepcional campaña de Sabino Andonegui como goleador con 24 dianas catapultó a Osasuna hacia Primera, imponiéndose al Oviedo que, con 41 puntos, uno por debajo de los rojillos, tuvo que conformarse con jugar la promoción. 

El tercer ascenso cerró una etapa histórica en la entidad. Aquel Osasuna de los Zoco, Hormaeche, Félix Ruiz, Sabino y Fusté, dirigido desde la banda por Miguel Gual, se proclamó campeón de la división mostrándose muy superior a sus rivales. De los 30 partidos disputados los rojillos vencieron en 21, empataron 4 y cedieron en 5. Celta de Vigo, Deportivo de La Coruña y Ourense, inmediatos perseguidores, no fueron rival para el cuadro navarro que logró certificar el ascenso en Sabadell, venciendo por la mínima gracias a un gol de Fusté en la penúltima jornada. Osasuna militaría dos años en Primera para después iniciar una de las épocas más duras de su historia, llegando a pasar veinte años entre Segunda y Tercera División. 

La primera vez de Osasuna (34-35)

Quince años de vida tenía Osasuna cuando, por primera vez en su historia, certificó un ascenso a la categoría de oro del fútbol español. Era la temporada 1934-35 y el conjunto navarro, que había ido escalando categorías, encadenaba dos campañas con ilusionantes resultados en Segunda, habiendo terminado octavo y quinto. Al fin, le había llegado la hora al equipo de Emilio Urdiroz.

En aquellos años, el sistema de competición de la Segunda División dividía a los equipos en liguillas previas, para que los dos primeros clasificados de cada liguilla disputasen después una fase final. Los dos primeros clasificados de esta última fase obtendrían el ascenso a Primera. Osasuna salió campeón de su grupo en la primera liga, obteniendo el pase junto al Sabadell para la fase final. Valiéndose de los buenos resultados obtenidos como local, el conjunto rojillo logró finalizar la última liga como segundo clasificado por detrás del Hércules C. F., convirtiéndose por primera vez en equipo de Primera División. 

Ahora, 84 años después de aquel primer ascenso, Osasuna regresa a lo más alto para cumplir su centenario desde la élite. Cien años en los que se ha visto a este equipo escalar desde lo más bajo para llegar a lo más alto. Este octavo ascenso ratifica lo demostrado por el equipo de Arrasate durante este año: Osasuna está de vuelta

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.