Reconocimiento de las criptomonedas en la declaración del 2022 podrá impulsar aún más su adopción en España

Hacienda ya estableció cuáles serían las directrices para que los propietarios de criptomonedas puedan cumplir con sus obligaciones antes del 30 de junio. La Administración indicó que quienes posean u operen con las criptomonedas podrán hacer su declaración de Rentas mediante el IRPF con la casilla 1626, mientras que las de Patrimonio se harán con la 47. Un paso necesario para continuar otorgándoles reconocimiento a las criptomonedas como parte integral de la economía.

El desafío de Hacienda

Quienes hayan operado directamente con criptomonedas durante 2021, podrán declarar la cantidad que disponen en sus monederos, los beneficios obtenidos a través de su venta, así como las ganancias o pérdidas patrimoniales durante ese año. De igual manera, todas las formas de rendimiento obtenidas por la posesión de criptomonedas, como intereses por ahorro, o vinculados a actividades de minado por staking (como es el caso de Etherium), deben ser declaradas, aunque el staking se encuentra exento por la cesión de propiedad que debe realizarse con estos activos digitales para poder generar los beneficios. Así mismo, las conversiones de criptomonedas a otras divisas y permutas con otras criptos, son objeto de declaración realizada.

Para estos rendimientos, los tramos de las tasas aplicables, se establecen en 19 % desde 1 hasta 6.000 euros, 19% para los obtenidos desde 6.001 hasta 50.000 euros, y 26% para los montos superiores. Se debe recalcar que estos tipos solo aplican en los rendimientos obtenidos con operaciones vinculadas a las criptomonedas. Para los contribuyentes que adquirieron criptomonedas y solo han estado en su posesión, es decir, no fueron sujetas a venta, estas quedan exentas de ser gravadas, salvo cuando superan los mínimos establecidos por cada comunidad autónoma, para el cálculo patrimonial.

Fuente: unsplash.com

Por otro lado, los inversionistas que operan con criptomonedas mediante operaciones efectuadas con CFD, que es como se conocen los Contratos por Diferencia, también están sujetos a los tipos de este capítulo tributario. Aun cuando con los CFD no se necesita tener la posesión del activo para operar con las oscilaciones de su precio en el mercado, este sigue siendo un producto de ahorro e inversión. A su vez, al ser utilizado a través de internet, es más sencillo y accesible para los inversores que quieran declarar sus resultados del año fiscal anterior. Las liquidaciones obtenidas como perdidas o ganancias, también son declaradas en el IRPF, con el beneficio de poder ser deducidas en este o próximo periodo en caso de haber declarado alguna perdida.

Ya en España 4 millones de residentes están invirtiendo en criptomonedas, gracias a las ventajas que han demostrado en comparación a los ofrecidos por la banca e inversiones tradicionales. La facilidad para cualquier persona de poder abrir una cuenta, manejar pagos inmediatos, el anonimato de los usuarios, bajas comisiones en las transacciones y su elevada revalorización hacen a las criptomonedas una atractiva inversión, siguiendo el boom que han tenido desde 2017.

Las criptomonedas están ganando cada vez más terreno en la economía, gracias a las contribuciones de sus usuarios para darles mayor transparencia, y el dinamismo generado por las actividades económicas que las involucran, otorgando más incentivos para promover su uso.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.