Salir de una relación tóxica o de dependencia emocional gracias a la ayuda de Psico-Yo

La dependencia emocional hacia la pareja es un aspecto clave para determinar si existe o no una relación tóxica. El motivo de ello es que este tipo de dependencia genera sufrimiento en el dependiente, puesto que está dispuesto a tolerar comportamientos y comentarios indebidos por parte de la otra persona.

Al mismo tiempo, esa otra persona también puede verse afectada por las actitudes poco sanas, intensas e incluso obsesivas del dependiente. En Psico-Yo, ofrecen soluciones de terapia individuales y de pareja para tratar esos comportamientos, dependencias y problemas emocionales.

¿Cómo se puede identificar la dependencia emocional?

Una persona puede saber si es o no dependiente emocional cuando siente que ha perdido toda su autonomía y libertad para ejecutar determinadas acciones, cambios y actividades en su vida. Por ejemplo, sentir una necesidad intensa de aprobación por parte de la otra persona para tomar una decisión o ejercer ciertas responsabilidades es una señal de apego emocional.

De igual forma, la falta de expresión para llegar a un acuerdo y la imposibilidad de marcar límites o finalizar la relación son considerados aspectos clave para determinar dicha dependencia. Por lo general, esto ocurre cuando el individuo que sufre del problema tiene baja autoestima, inseguridad y una crianza sobreprotectora o abusiva.

Por supuesto, existen otros elementos que pueden influir como el entorno en el cual se desenvuelve el dependiente (enseñanzas, actitudes conjuntas, creencias y culturas, etc.). En las consultas de Psico-Yo, evalúan las raíces principales de la dependencia en el paciente y lo ayudan a superarlas para que evite generar o mantener relaciones tóxicas.

¿Cómo afecta la dependencia emocional en una relación de pareja?

En primer lugar, las personas dependientes suelen elegir como pareja a individuos que carezcan de apego emocional. Por ello, es normal ver a personas que sufren este tipo de problemas con manipuladores, dominantes, posesivos y narcisistas.

El motivo de esto es que estos manipuladores y dominantes se muestran como individuos fuertes, protectores y seguros, lo cual es lo opuesto a un dependiente inseguro con baja autoestima. Como resultado de ello, dicho dependiente entra en una relación tóxica donde la otra persona moldea su forma de pensar, toma decisiones por él/ella y no le permite crecer.

Por supuesto, también existen casos en los que la pareja que sufre de apego emocional tiende a ser muy celoso/a y mantiene actitudes agobiantes. Al mismo tiempo, los novios que no tratan este tipo de problemas se sumergen en un círculo continuo de separaciones y reconciliaciones. Este círculo puede incluso generar trastornos psicológicos más difíciles de eliminar que el propio apego o la toxicidad amorosa.

Psico-Yo está liderado por Mariola Moreno, psicóloga y psicoterapeuta especializada en resolver retos y crisis de pareja, conflictos sexuales y relaciones tóxicas. De igual forma, está preparada para atender y tratar varios trastornos mentales.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.