Actualidad

Sánchez echa un cable a la canciller alemana, Angela Merkel

Sánchez también se ha referido a la reunión este viernes ha mantenido con la canciller de Alemania, Angela Merkel,  y a la “cooperación recíproca” que han acordado respecto al Reglamento de Dublín (que establece qué estado miembro de la UE es responsable del examen de una solicitud de protección internacional).

Los distintos equipos ministeriales determinarán ahora a cuántos solicitantes de asilo en Alemania identificados en su frontera con Austria que accedieron a la UE a través de territorio español acoge España. “Alemania se ha comprometido no solamente a cubrir el coste de la entrega de los migrantes que vengan a nuestro país, sino también a prestar apoyo financiero y material a España como frontera exterior de la Unión”, ha indicado.

El presidente ha señalado, como ya hizo la pasada madrugada, que lo esencial es que se ha llegado a un acuerdo que permite continuar caminando hacia una política común europea. Además, recoge el compromiso de “volcar más recursos económicos” hacia España y la necesidad de controlar las fronteras exteriores y reformar el sistema europeo de asilo. En definitiva, es un acuerdo que conjuga la “eficacia para salvar vidas”, “el respeto a la legislación internacional” y “la irrenunciable gestión de los flujos migratorios”.

El jefe del Ejecutivo también ha subrayado que las conclusiones del Consejo ponen el énfasis en el apoyo a los países de origen y tránsito, como Marruecos. En concreto, se apuesta por un gran acuerdo de asociación con África, para contribuir a su transformación socioeconómica, y por actuar en áreas clave como la educación, la sanidad, las infraestructuras y la igualdad de género. Sánchez ha anunciado que la Unión va a destinar 500 millones de euros al Fondo Fiduciario para África y que el nuevo marco financiero contará con instrumentos flexibles dedicados a esa tarea.

En las conclusiones también se recoge la idea planteada en la reunión que el presidente francés, Emmanuel Macron, y Pedro Sánchez mantuvieron la semana pasada en París: la creación de puertos de desembarco controlados en el continente europeo, conforme al derecho internacional, para determinar si los migrantes son susceptibles de asilo o se trata de migrantes irregulares y, “en consecuencia, dar una respuesta por parte de la UE, no de los estados miembros”. El jefe del Ejecutivo ha reconocido que “queda mucho por conocer sobre cómo podríamos poner en marcha este tipo de mecanismos”, que el Consejo plantea que se se basen en la voluntariedad de los estados miembros.

 

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.