Actualidad

Sánchez y Torra confirman su voluntad de diálogo

En la reunión celebrada este lunes en el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno y el de la Generalitat adoptaron un tono más conciliador que lo que habían venido haciendo hasta entonces, en la que fue la primera reunión en más de dos años entre un presidente del Gobierno y un presidente de la Generalitat

10 de julio de 2018

A las 11:30 de la mañana de este lunes Pedro Sánchez y Quim Torra se reunían en el palacio de La Moncloa en el marco de las reuniones previstas con los presidentes autonómicos, por orden de aprobación de sus Estatutos. Era la primera vez en más de dos años que un presidente de la Generalitat de Cataluña se reunía con un presidente del Gobierno; habiendo sido los últimos en hacerlo Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

La reunión en La Moncloa, que duró alrededor de dos horas y media, era calificada por la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo en una rueda de prensa posterior como  “larga, de trabajo, eficaz, institucional, llena de cortesía y cordialidad”, y añadía que el encuentro había servido para “reconstruir espacios destruidos y mejorar la vida de los ciudadanos”. Pedro Sánchez, por su parte, decía de la reunión que había sido “sincera, muy franca y agradable”.

El Gobierno ha dado a conocer los detalles de los acuerdos alcanzados entre ambos presidentes, entre los que se encuentran la recuperación del diálogo institucional mediante la reactivación de comisiones bilaterales. Entre estas se encuentra la Comisión bilateral entre Estado y Generalitat; paralizada desde 2011; la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, será quien presida la representación del Gobierno en los trabajos que comenzarán en breve. Asimismo, se retomarán las reuniones de la Comisión mixta de Asuntos Económicos y Fiscales; la Comisión bilateral de Infraestructuras, y la Comisión mixta de Transferencias.

El clima de diálogo que parecen mantener ambos presidentes supone un drástico cambio de actitud respecto al punto de partida de la relación de ambos, cuando Sánchez llamaba “xenófobo, un racista, el Le Pen español” a Torra por unos artículos publicados por este en el que calificaba de “bestias con forma humana” a los castellanoparlantes de Cataluña.