Subirats apuesta por que el debate tecnológico «esté presente en el conjunto de planes de estudio» de las universidades

El ministro de Universidades, Joan Subirats, ha puesto de relieve la capacidad instalada que tienen las 83 universidades que hay en toda España para «conseguir que en los planes de estudio, en el conjunto de planes de estudio, el debate sobre los aspectos tecnológicos esté presente».

«La universidad es una institución privilegiada para abordar las fuentes de conocimientos diversas que se necesitan en este proceso de digitalización, pero no lo hemos hecho suficientemente hasta ahora», ha admitido este viernes Subirats durante su intervención en el encuentro España Digital 2026 celebrado en el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

En este contexto, el ministro ha apostado por la «ciencia ciudadana, la ciencia abierta» para intentar evitar la «penalización» que sufren las universidades «con las áreas de conocimiento»: «Necesitamos hectáreas de conocimiento».

Así las cosas, ha apostado por la puesta en marcha de formación híbrida complementaria. «Que no todos los estudiantes universitarios en el ámbito tradicional sean los que tienen la alfabetización básica. Necesitamos que el conjunto de universitarios estén alfabetizados tecnológicamente», ha precisado Subirats, destacando el compromiso del Gobierno para que España «recupere la senda digital».

Durante su intervención, el ministro ha destacado dos «puntos importantes»: La digitalización de las universidades y la relación entre la Inteligencia Artificial y las universidades.

En este punto, ha incidido en la «necesidad» de generar una red de centros de Inteligencia Artificial vinculados a las universidades. «Estamos hablando de un ámbito, el de la Inteligencia Artificial, que relaciona dos elementos importantes: las grandes supercomputadoras y técnicas de explotación de estadística de enormes conjuntos de datos», ha manifestado.

Según Subirats, esto provoca un «salto de tecnologías como fue la máquina de vapor, que generan procesos que son capaces de distorsionar grandes cambios a nivel social y político». «Con la Inteligencia Artificial está pasando lo mismo, tiene componentes de carácter social y político que genera este cambio de época en el que estamos, que necesita plantearse más allá de los referentes técnicos», ha dicho.

En este sentido, ha mencionado la «responsabilidad» de los poderes públicos en la distribución de coste y beneficios que el gasto tecnológico genere, así como el apoyo a la diversidad tecnológica para «evitar que haya tecnologías cerradas» y «proteger los derechos y las libertades sociales».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.