Suspendida la declaración de los presuntos responsables de la ‘criptoestafa’ con Kuailian porque siguen en Abu Dabi

Algunos afectados se plantean pedir al juez órdenes de búsqueda y captura

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional Joaquín Gadea ha suspendido, por incomparecencia de los imputados, la declaración de David Ruiz de León, el fundador de la plataforma de inversión en criptomonedas Kualian, y su socio Cristian Albeiro, tras rechazar que pudieran declarar por videoconferencia desde Abu Dabi, donde se encuentran. Esta supuesta estafa piramidal habría dejado un saldo de más de 65.000 afectados y 500 millones de euros de perjuicio económico.

La declaración estaba prevista para las 10.00 horas, después de que el pasado 27 de mayo, cuando tampoco se presentaron en sede judicial, el juez citara a ambos investigados para este jueves.

Ante la incomparecencia de ambos, algunas de las acusaciones que representan a los afectados por esta presunta estafa preparan escritos para solicitar al juez órdenes de búsqueda y captura contra Ruiz de León y Albeiro, según las fuentes jurídicas consultadas por Europa Press.

Este miércoles, el magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción Número 6 dictó un auto en el que mantenía la citación y aseguraba que, en caso de no acudir a declarar, se celebraría una vista en la que las acusaciones podrán solicitar su ingreso en prisión o la libertad provisional con o sin medidas cautelares.

Así, Gadea desestimaba un recurso de reforma presentado por ambos investigados en el que pedían declarar por videoconferencia u otro sistema similar desde la Embajada de España en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos). Cabe recordar que su primera citación, prevista para el 27 de mayo, tuvo que ser suspendida después de que la defensa de ambos señalase que sus clientes sufrían un estado de «ansiedad».

Explicaba que esta petición se basa exclusivamente en razones de interés personal y añadía que la solicitud se había producido después de haberse suspendido su comparecencia una primera vez, en mayo, por una «supuesta indisposición que ni siquiera pudo ser valorada por el médico forense, pues los citados ni siquiera estaban en España, no llegando a salir de Emiratos Árabes Unidos».

«Analizados los precedentes y vista la solicitud, esta se perfila más bien como obstructiva y entorpecedora de la ordenada concatenación de actuaciones procesales de esta instrucción, pudiendo entender (…) que la medida excepcional y subsidiaria ahora interesada no colma la necesidad, por razones de utilidad pública e interés del Estado en el ejercicio del ius puniendi, de garantizar la presencia de los dos investigados en la sede judicial ante la autoridad competente para la instrucción», sostenía el juez.

«VOLUNTAD DE EVADIR LA ACTUACIÓN JUDICIAL»

Para el magistrado Gadea, la actitud de ambos investigados en esta causa «permite inferir indicios serios de una voluntad de evadir la actuación judicial, lo que justificaría la necesaria presencia de ambos, si quiera para despejar cualquier atisbo sobre la situación personal en que deben quedar» los responsables de Kuailian, «cuya vinculación al proceso por los indicios criminales que pesan sobre ellos resulta incuestionable en este momento».

El juez señalaba en el auto que una declaración a distancia, «sin previa solicitud de las autoridades competentes mediante la correspondiente Comisión Rogatoria y en circunstancias» que se podrían calificar de informales, «no garantizaría los derechos de contradicción y defensa inherentes al proceso penal».

Por ello, explicaba, su petición de declarar por videoconferencia «debe ser descartada, pues no hay manera alguna de dar fe de la validez del acto y asegurar el efectivo disfrute de los derechos procesales de los investigados en condiciones idóneas para su ejercicio, pues de ello dependerá, en esencia, la validez del procedimiento».

Las víctimas de este supuesto esquema piramidal se querellaron en la Audiencia Nacional por hechos que podrían ser constitutivos de delitos de estafa, blanqueo de capitales, falsedad y contra la Hacienda Pública. En el auto de abril de 2021 que dio inicio a la investigación judicial, el magistrado explicaba que cuatro querellados idearon Kuailian, un sistema de inversión en criptomonedas radicado en Estonia pero que operaba desde España. Se trata de una causa que, por el momento, se encuentra bajo secreto.

Publicitaban los querellados su plataforma a través de redes sociales, en las que ofertaban un producto denominado ‘kuais’ con un contrato de 1.000 días de duración. Los interesados invertían en ‘kuais’ con la criptomoneda ‘ethereum’, aunque para ello previamente debían tener un monedero con ese tipo de divisa alternativa.

CAPTACIÓN MASIVA

Los clientes también podían captar nuevos afiliados recibiendo el 10% de la inversión de los nuevos captados en un primer nivel. Se generaba así «una red exponencial de captación masiva que ha llevado a un número indeterminado de personas a la plataforma».

«La captación de nuevos inversores alimentaría la base de la pirámide, permitiendo la restitución y el abono de beneficios a los inversores iniciales, sin que la operativa responda a un negocio real», indicaba el instructor.

Los querellantes denunciaron un incumplimiento de las condiciones pactadas y que se les estaba negando el reembolso de los rendimientos convenidos. «Se informa de que han solicitado la devolución del importe de la moneda virtual invertida, sin respuesta por parte de los responsables de la compañía», añadía el auto.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.