Terapia para la depresión por Navidad de la mano de Anna Gil

La época navideña trae consigo no solo alegrías y momentos felices, sino también casos de ansiedad, depresión e incluso de suicidio. Por eso, si alguien siente que está llegando al límite y no puede gestionarlo solo/a, es importante acudir a profesionales expertos en psicoterapia que ayudan a las personas a enfrentar la triste Navidad, depresión por Navidad o depresión blanca.

¿Por qué las personas se deprimen en Navidad?

Existen diferentes factores que generan el síndrome de la triste Navidad en las personas, especialmente en los adultos. Uno de estos factores es el recordatorio de la ausencia de seres queridos que ya no se encuentran presentes por diversas razones. De igual manera, muchas personas sienten un gran estrés y frustración por todas las actividades familiares y sociales que pueden implicar esta celebración del año.

La presión social de dar obsequios, organizar todos los encuentros, compatibilizar la vida laboral con las vacaciones escolares, denotar o aparentar mucha felicidad, tener una red social o familiar insuficiente o insatisfactoria suele ser una causa de estrés y ansiedad en los adultos. Esta presión hace que muchas personas también tengan problemas económicos durante esta festividad, lo cual acaba por generarles más frustraciones y tristezas en los meses posteriores. La sensación de una triste Navidad también surge en algunos individuos por el trastorno afectivo estacional (temperaturas muy bajas, días más cortos y horas de luz solar reducidas) disminuyendo la serotonina, hormona de la felicidad, y repercutiendo de forma negativa al estado de ánimo.

¿Cómo superar la depresión por Navidad?

El primer paso para superar la depresión por Navidad es reconocer si realmente se sufre de esta o solo se trata de una tristeza temporal debido a las influencias de la estación de invierno. Los síntomas más comunes son tristeza persistente aún durante la realización de actividades de interés, ansiedad incluso en situaciones normales, irritabilidad, trastornos del sueño e incapacidad de llevar a cabo la rutina diaria.

En caso de que estos síntomas aparezcan con frecuencia, es importante rodearse de personas positivas, reducir expectativas en torno a la Navidad ideal, realizar actividades agradables, evitar las compras compulsivas, expresar las emociones negativas, no forzar a tener espíritu navideño, evitar situaciones conflictivas, priorizarse y no asistir por compromiso a cenas o comidas a las que no apetece ir. Todas estas recomendaciones pueden ayudar a conseguir disminuir la frustración generada por la presión social con la que se representa la idílica Navidad.

La terapia profesional con psicólogos especializados resulta muy útil para este tipo de depresión, especialmente en casos severos entre otros problemas.

Anna Gil, psicóloga experta en psicoterapia individual y de pareja, está disponible tanto de manera presencial en Barcelona como online en cualquier ciudad de España.

El tratamiento que ofrece es personalizado, adaptado a las necesidades individuales de cada cliente, para que tenga las herramientas necesarias y pueda hacer frente al problema, promoviendo el autocuidado y la mejora del bienestar emocional.

Las personas han de priorizar su salud mental y emocional, no dejarse para después.

Autora del artículo: Anna Gil

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.