Terapias de andulación para revertir las causas de la ciática

Una de las patologías con creciente incidencia entre la población adulta de España es la ciática. Datos oficiales reflejan que el 14,8 % de los mayores de 20 años la sufren o la han padecido en algún momento de sus vidas. Los casos agudos o incapacitantes tienen una prevalencia del 3 %.

Ante esta realidad la necesidad de metodologías efectivas de atención y de clínicas especializadas en dolores crónicos ha aumentado significativamente en los últimos años. iXalud es una clínica especializada en estas patologías. Este centro de salud se ha convertido en pionero con la terapia de la andulación.

Causas

La ciática es una patología que describe los dolores que se originan en la parte inferior de la espalda. Estos síntomas pasan por los glúteos, la pierna y llegan hasta el pie. Por lo general afecta una sola extremidad, pero en los casos crónicos perjudica a ambas piernas e incapacita a los pacientes.

Este tipo de dolores se origina cuando el nervio ciático, que nace en las 3 últimas lumbares, está comprimido o irritado. Los expertos de iXalud aclaran que la ciatica no es una enfermedad en sí misma, sino un conjunto de síntomas que pueden tener varias causas. Por ejemplo, la existencia de una hernia discal lumbar que ha aumentado la presión dentro del disco y en consecuencia oprime al nervio.

La ciática también se puede padecer por la presencia de una enfermedad degenerativa en los discos lumbares, la fractura en alguna vértebra o por espondilolistesis. Estas patologías aparecen igualmente en pacientes con estenosis espinal, espolones óseos o con síndrome piramidal o piriforme. Esta última es una neuropatía por atrapamiento y se caracteriza por el dolor en la cadera y la región glútea.

El papel de la andulación en el tratamiento de la ciática

La andulación ha surgido como un tratamiento no farmacológico sumamente efectivo para el tratamiento de la ciática. Los responsables de iXalud explican que la combinación del calor infrarrojo de onda corta y las vibraciones dirigidas a un punto específico es sumamente beneficiosa. Con este procedimiento se produce una dilatación de los vasos que mejora la circulación sanguínea y el flujo linfático.

Esa mejoría genera un efecto de profunda relajación en todo el cuerpo, lo que reduce la presión sobre el nervio ciático, eliminando el dolor. En otras palabras, se liberan los bloqueos que pueden estar pinzando el nervio ciático en algún momento y ocasionando desde sensación de hormigueo hasta dolores severos. El tratamiento de andulación tiene además otros beneficios colaterales.

El efecto sobre el sistema linfático facilita la eliminación de residuos metabólicos en el organismo, así como otras sustancias tóxicas. Esto incrementa la sensación de bienestar en las personas. Esta técnica se basa en la superposición a las señales de dolor. Se trata de un tratamiento que permite avanzar rápidamente en el proceso para que el paciente recupere su movilidad.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.