Un condenado a 3 años y medio y dos absueltos por una paliza homófoba en el Metro de Barcelona

La jueza constata que dos acusados vieron la agresión pero no participaron

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

El Juzgado Penal 20 de Barcelona ha condenado a tres años y medio de prisión a uno de los tres jóvenes a los que juzgó por una agresión homófoba en el Metro de Barcelona el 12 de enero de 2019, y ha absuelto a los otros dos acusados.

En una sentencia consultada por Europa Press, la jueza constata que el acusado ahora condenado y un menor –ya condenado en la jurisdicción de menores– golpearon y patearon a la víctima mientras estaba en el suelo.

El joven que denunció la agresión se subió al Metro sobre las 6 de la madrugada en la estación de Rocafort para ir a trabajar, vestido con una camiseta que tenía el dibujo de un oso y el texto ‘aliméntame y dime que soy guapo’.

En el vagón estaban los tres acusados y el menor de edad que iba con ellos, que se sentó al lado de la víctima, «se le recostó y en tono de mofa empezó a realizar gestos afeminados, que fueron jaleados con risas por el resto», expone la jueza en la sentencia.

La víctima se levantó y se cambió de asiento a la otra punta del vagón pero los cuatro chicos le siguieron, y cuando le preguntó al menor si le pasaba algo le contestó «qué pasa, que eres maricón».

Pidió ayuda por el interfono del vagón y avisó a los trabajadores del Metro de que se bajaría en la estación de Urquinaona: al llegar, los acusados le siguieron por el andén hasta que el menor le hizo caer al suelo dándole un golpe en el suelo.

DOS «PASARON DE LARGO»

Una vez en el suelo le dieron patadas y puñetazos mientras los otros dos enjuiciados –que han quedado absueltos– seguían caminando por el andén y «pasaron de largo, ascendiendo las escaleras en dirección al vestíbulo» de la estación.

La jueza ha condenado al chico por un delito de lesiones con el agravante de discriminación por orientación sexual, y además de la pena de prisión le ha impuesto una orden de alejamiento de un kilómetro de la víctima durante cuatro años y medio.

Uno de los dos absueltos en esta sentencia lo está desde el mismo día del juicio y su absolución ya es firme porque todas las acusaciones retiraron los cargos contra él al constatar que solo presenció la paliza pero no participó.

CÁMARAS DE SEGURIDAD

En el juicio, que se hizo el 8 de julio, la víctima declaró desde una cabina anexa a la sala de juicio para evitar el contacto visual con los acusados y contó que mientras le golpeaban «tenía la sensación de estar rodeado, acorralado».

Los tres acusados usaron sus declaraciones para desvincularse de la agresión pero las acusaciones presentaron como prueba las grabaciones de las cámaras de seguridad del Metro, que filmaron lo que ocurrió en la estación de Urquinaona.

Los vídeos que se reprodujeron en el juicio muestran, desde distintos ángulos, cómo la víctima bajó del vagón y, a continuación, bajaron los cuatro sospechosos.

Le siguieron a lo largo del andén y, al llegar al pie de las escaleras que suben al vestíbulo, le hicieron caer al suelo y le golpearon.

Otro vídeo que forma parte de la causa recoge cómo los vigilantes de seguridad del Metro retuvieron a los implicados, también a la víctima, que tenía la cara ensangrentada.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.