Un EEUU más dialogante con los aliados y oportunidades empresariales, claves para reforzar la relación en la era Biden

Los expertos auguran una rebaja de tensiones con la UE y esperan a ver la política hacia Iberoamérica

La llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca abrirá la puerta a afianzar y allanar la relación de España con Estados Unidos porque se espera una Administración más dialogante con los aliados y a ello pueden sumarse las oportunidades potenciales para las empresas españolas, que tienen una gran actividad al margen de coyunturas políticas según expertos consultados por Europa Press.

“Con Biden se espera una vuelta al diálogo con los aliados, al multilateralismo, aunque no sea igual que hace cuatro u ocho años, pero sí un retorno a los cauces de comunicación”, explica Carlota García Encina, investigadora principal del Real Instituto Elcano. “Trump hizo una política exterior desprofesionalizada, se ha vaciado el Departamento de Estado, hay puestos por cubrir en Embajadas y ahora eso cambiará”, vaticina.

Eso sí, al margen del retorno al Acuerdo de París contra el cambio climático, que ya ha sido anunciado por el propio Biden, los expertos consultados no esperan grandes cambios de la noche a la mañana en políticas concretas y apuntan que está por ver “qué gobierno conforma y qué peso tiene el ala izquierda del Partido Demócrata”, dice el catedrático de Estudios Norteamericanos e investigador del Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá de Henares José Antonio Gurpegui.

Entre las preocupaciones españolas están los aranceles que Estados Unidos impone a diversos productos agrícolas, pero en su mayoría se enmarcan en una disputa por las ayudas públicas a Airbus, tienen el aval de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y acaban de ser respondidas por la UE con aranceles a productos estadounidenses.

“Tradicionalmente los demócratas han sido más proteccionistas que los republicanos”, avisa García Encina, que sin embargo apunta que mientras “Trump no distingue entre amigos y enemigos” en sus batallas comerciales “Biden es consciente de lo que le aportan los aliados, en especial frente a China”, así que ve posible que ambas partes se sienten para relajar la tensión.

En eso coincide el presidente de The Hispanic Council, Daniel Ureña, que cree que Biden “tratará de volver al enfoque multilateral y de cooperación, especialmente con la UE, considerando que Trump había destruido los puentes sus los aliados naturales”.

“Trump ha maltratado las relaciones trasatlánticas”, apunta Gurpegui, que destaca que el aviso de Biden sobre el impacto del Brexit en Irlanda del Norte ya marca distancias con el apoyo sin ambages de Trump al ‘divorcio’. Al demócrata, sostienen los consultados, le interesa una Europa fuerte, en parte para que le acompañe en una firmeza hacia China que EEUU no va a abandonar.

CONVENIO DE DEFENSA

Eso pasará también por una mayor cooperación y valoración de la OTAN, que Trump llegó a despreciar abiertamente, y ello a su vez puede redundar en que sea más fácil la renovación del Convenio de Defensa bilateral entre España y Estados Unidos, teniendo en cuenta que la base de Rota forma parte del escudo antimisiles de la Alianza.

En Defensa “las relaciones siempre han sido cordiales”, dice García Encina, pero la renovación del convenio –de momento está renovado de oficio durante un año– “puede ser muy complejo y es más favorable tener una administración más abierta que crea en los aliados”.

A su juicio, España puede tener una oportunidad de afianzar la relación por la vía de reforzar los lazos en materia de ciberseguridad, nuevas tecnologías e inteligencia artificial. Eso sí, la fiscalidad digital será siendo un asunto “complicado”.

También, si el Partido Demócrata opta por centrarse en el interior del país y consigue poner en marcha el gran plan de infraestructuras que Estados Unidos tiene pendiente desde hace tiempo, cree que ello supondría una gran oportunidad para las empresas españolas con experiencia en ámbitos como la construcción o las energías renovables, en un país con gran experiencia en financiación público privada.

Precisamente, este viernes, en una entrevista en televisión, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, avanzó que el Gobierno pondrá el foco en la diplomacia económica, además de en la cooperación internacional para responder a retos como el cambio climático, el acceso a las vacunas contra la Covid-19 o la reforma del sistema comercial global.

Para García Encina, el primer signo del nuevo talante de Biden podría ser que Estados Unidos liderase una iniciativa global contra la pandemia. Con todo, los consultados apuntan que aún hay muchas incógnitas.

EL PARTIDO DEMÓCRATA Y EL LEGADO ESPAÑOL

Ureña, que al frente de Hispanic Council presta mucha atención al legado español en Estados Unidos y lo considera un “eje fundamental” de la relación, señala que éste “ha sufrido muchos ataques durante este 2020 y se ha mezclado, de manera injusta, con la revisión del pasado de EEUU y los conflictos raciales del país”.

Además, señala que “el Partido Demócrata sí ha apoyado la retirada de estatuas que reconocen el legado español”, de manera que, aunque Biden no se ha pronunciado a título personal, confía en que “la nueva Administración no se deje manipular por esta corriente que trata de adulterar el legado hispano”.

Está por ver también qué actitud adopta el futuro Gobierno hacia Iberoamérica y hasta qué punto retoma la política de Barack Obama hacia Cuba, teniendo en cuenta que Biden fue vicepresidente en es Administración y que conoce bien la región.

Los consultados sostienen que intentará aliviar la situación de los cubanos pero sin dar alas al régimen, y lo mismo con los venezolanos. Con todo, recuerdan que el rechazo a Nicolás Maduro es un consenso bipartidista.

LA LEY HELMS-BURTON

Para las empresas españolas será importante también su actitud sobre la Ley Helms-Burton, después de que Trump activase por primera vez la aplicación de los títulos que permiten demandas contra empresas que hacen negocios en Cuba. “La política de Trump se ha movido mucho por intereses electorales en Florida, ahora hay que ver qué pasa”, dice García Encina.

Para Ureña, “Trump ha mantenido una posición firme contra Venezuela y sería necesario que Biden mantenga también una posición de firmeza en defensa de la libertad y los derechos humanos en la región”.

Otro factor a tener en cuenta, añade Gurpegui, serán los resultados electorales en otros países de Iberoamérica. En 2021 están previstas elecciones presidenciales en Chile, Perú, Ecuador, Honduras y Nicaragua y legislativas en Argentina y México.

Los observadores están también pendientes de la actitud de Biden en otros escenarios, como Oriente Próximo, donde Trump ha conseguido el “gran logro” de su política exterior con los acuerdos entre Israel y Emiratos Árabes Unidos y Bahrein.

“Ahí también está Arabia Saudí aunque no aparezca en la foto, permite que los vuelos entre estos países sobrevuelen su territorio”, explica el investigador del Instituto Franklin. Este asunto incidirá también en la actitud hacia Irán, un ámbito donde el investigador cree que cabría esperar un nuevo acercamiento a los europeos y al acuerdo nuclear.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.