Universidades reconoce que la LOSU «tiene aspectos de mejora» aunque no tiene «oposición frontal» de ningún colectivo

El secretario General de Universidades espera que la LOSU esté aprobada en el primer trimestre de 2023 «si todo sale bien»

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El secretario General de Universidades, José Manuel Pingarrón, ha reconocido que el anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), aprobado en Consejo de Ministro, «tiene aspectos de mejora» aunque ha asegurado que, de momento, «no tiene ninguna oposición frontal por parte de ningún colectivo».

«Es una ley que por su carácter abierto de momento no tiene una oposición frontal por parte de ningún colectivo», ha afirmado este martes el secretario General de Universidades durante su comparecencia en la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades en el Senado.

No obstante, ha apostillado que «hay a algunos a los que no les gustan unas cosas»: «Pero esto es así, es la universidad y es como es. Es una ley con toda su complejidad que, por lo menos, de momento no tiene la oposición frontal de ningún colectivo universitario».

Asimismo, Pingarrón ha incidido en que «había consenso en la necesidad de una nueva ley» de universidades, ya que «todo el mundo» la pidió. «Fueron los partidos políticos, los sindicatos, la patronal. Todo el mundo pidió una ley orgánica de universidades, había consenso en la necesidad de la nueva ley», ha precisado.

El secretario General de Universidades espera que, «si todo sale bien», la nueva ley de universidades esté aprobada «en el primer trimestre de 2023, aunque dependerá de los grupos parlamentarios».

«Queremos que la ley tenga el máximo consenso posible y por nosotros no va a faltar para hablar, dialogar, pactar todo lo que haga falta. No tiene sentido hacer una ley sin un consenso mínimo, porque entonces estaríamos haciendo un mal servicio, estaré dispuesto a reunirme las veces que haga falta para lograr el máximo consenso posible», ha manifestado.

Entra las cosas que mejora la nueva ley a la LOU, Pingarrón ha resaltado que «por primera vez está escrito que hace falta un aumento de la financiación pública del sistema universitario español». En este sentido, la nueva ley pone un mínimo del 1 por ciento del Producto Interior Bruto para el sistema universitario.

Ante el «problema enorme» de envejecimiento de las plantillas, ha destacado que han diseñado una carrera académica «bien clara y bien definida». «Una buena parte del profesorado temporal va a tener un contrato indefinido», ha celebrado.

PP: «EL ÉXITO DE UNA LEY NO ES PUBLICARLA EN EL BOE»

Por parte del Grupo Parlamentario Popular, que había solicitado cinco solicitudes de comparecencia de Pingarrón, el senador Juan María Vázquez ha señalado que el primer análisis de la ley que hace su formación «es pesimista». «El éxito de una ley no es publicarla en el BOE, sino que tenga la utilidad que se le reclama. En estos momentos la ley no llega a un aprobado», ha advertido.

En este sentido, ha criticado que el anteproyecto de ley haya sido aprobado en el Consejo de Ministros «sin el informe del Consejo de Estado», ya que considera que sus informes «ayudan a que unos puntos de confusión puedan ser resueltos». «Volvemos a reiterar nuestro interés en que esta ley viniera acompañada por este informe del Consejo de Estado», ha precisado.

Igualmente, Vázquez ha hecho referencia a que la memoria de acompañamiento de la ley refleje que la norma se ha visto reforzada por consultas al conjunto del sistema universitario. «Nos gustaría conocer sobre cómo se han realizado estas consultas y qué dicen los informes de los órganos consultados, ya que algunos órganos nos retornan que no han sido consultados», ha afirmado.

En referencia a la financiación de la ley, ha subrayado que el compromiso del 1 por ciento del PIB destinado a gasto universitario «estaría bien si hubieran contado más con las comunidades autónomas, que son quienes principalmente financian a las universidades, o que hubiera estado acompañada por una memoria económica».

En la misma línea, el senador popular ha criticado que exijan un 1 por ciento de inversión del PIB «pero solo el 0,4 por ciento» de los fondos europeos que, en su opinión, «podrían haber servido para fortalecer el sistema universitario español». «No parece que a la vista de estos resultados el Gobierno tenga especial interés en el fortalecimiento de sus universidades», ha advertido.

Según Vázquez, en la redacción actual de la norma «se siguen generando una serie de dudas, como la disminución tan brusca de temporalidad del 40 al 8 por ciento, excluyendo algunas figuras como los ayudares doctores o los profesores asociados de Ciencias de la Salud».

«Lo que está pasando con la figura de indefinidos en las universidades es que son indefinidos de tres meses. Una misma persona puede tener cuatro contratos indefinidos a lo largo de un año», ha comentado.

RESPETO A LAS COMPETENCIAS AUTONÓMICAS Y A LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

Ante estas cuestiones, Pingarrón ha asegurado que han hablado «con todos los órganos colegiados», ya que todos los proyectos son «largamente discutidos y hablados», y que «desde el primer momento» tienen que ser «respetuosos con las competencias de las comunidades autónomas y con la autonomía universitaria».

Así, ha apostado por darle a las universidades «autonomías para distinguirse dentro de un marco común»: «Si una universidad quiere unos criterios más fuertes para ser candidato a rector pues que las ponga. A lo mejor no es malo que se diferencien».

«Una de las líneas transversales que hemos puesto es el respeto a la autonomía universitaria. Que se organicen como quieran y dejemos cancha a las comunidades autónomas para que puedan desarrollar este marco básico que hemos puesto», ha indicado Pingarrón, quien ha recordado que más del 70 por ciento de la financiación de las universidades proviene de las comunidades autónomas, por lo que «nada se puede hacer en materia de mejora de la financiación universitaria si no es con la colaboración de las comunidades».

Respecto a que la ley excluya, en su reducción de la temporalidad, a los profesores asociados de Ciencias de la Salud, ha explicado que para ello «habría que modificar la Ley de Salud Pública». «Algo un poco atrevido por nuestra parte, tiene una regulación particular y por eso hemos preferido sacarlo para no preocuparnos mucho la vida», ha justificado.

Por otro lado, Pingarrón ha urgido a tener la nueva reforma de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) «como mucho tardar en septiembre». «Para primeros de septiembre tenemos que tener diseñado esto. Esto urge mucho», ha concretado.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.