Ver para Crecer da nuevas oportunidades laborales desde la salud visual en Getafe

/COMUNICAE/

Ver para Crecer da nuevas oportunidades laborales desde la salud visual en Getafe

Ayer, en colaboración con Fundación La Caixa, seis ópticos voluntarios de la Fundación Cione Ruta de la Luz revisaron la vista de 130 personas en situación de vulnerabilidad en las instalaciones de YMCA en Getafe

El proyecto  Ver para Crecer, que la Fundación Cione Ruta de la Luz mantiene desde el año 2015, llevó a cabo ayer, en Getafe, su tercera acción sobre el terreno para acercar la salud visual a personas en situación de vulnerabilidad. La acción se llevó a cabo en colaboración con la Fundación «la Caixa», desde el programa CaixaProinfancia. Este programa trabaja en red con otras muchas entidades en sus diferentes ámbitos locales de acción. Concretamente, ayer, colaboraron con las revisiones visuales las asociaciones y entidades Save The Children, Pinardi, YMCA y Yuna.

El programa CaixaProinfancia, en el sur de Madrid, acerca servicios sociales a familias en situación de vulnerabilidad tales como refuerzo educativo, actividades de ocio y tiempo libre para los más pequeños de las familias, atención terapéutica o servicios de logopedia, entre otros muchos, en los municipios de Fuenlabrada, Leganés, Parla y Getafe.

Laura Llapart, delegada territorial  de Espacio Fundación «la Caixa», explicaba ayer que «en nuestro programa de refuerzo educativo detectamos, con cierta frecuencia, casos de niños y niñas que presentan problemas de salud visual o que necesitan algún tipo de apoyo en este sentido». Gracias al vínculo estrecho del programa con el proyecto Ver para Crecer, de forma periódica se programan acciones de revisión visual para corregir las dificultades que tienen estos niños para seguir sus clases con normalidad, eliminando así el riesgo de fracaso escolar por este motivo. «Y también lo extendemos a otros miembros de la familia, como padres o abuelos», añade Llapart. La falta de visión dificulta, en este caso, las tareas domésticas o su inserción laboral. «En días como hoy, se pone de manifiesto la importancia de trabajar en red. Adonde no llega una entidad, si lo hace la otra. La unión hace la fuerza», afirmaba Llapart, para terminar dando las gracias a «La Fundación Cione Ruta de la Luz»,  y especialmente «a todas las personas que han cedido su día de trabajo para ayudarnos».

Fueron los trabajadores sociales de todas estas entidades quienes propusieron los candidatos/as a las revisiones visuales de los ópticos a la Fundación Cione Ruta de la Luz. Además, YMCA cedió sus instalaciones, en la Avenida de las Ciudades, 27 de Getafe, para que se pudieran llevar a cabo. En total, los seis ópticos voluntarios atendieron a 130 personas, en jornada de mañana y tarde. Más de un centenar, eran menores de edad.

Maria Jesús de la Concha (Óptica Magallanes) subrayaba ayer la necesidad de ayudar en la cercanía.  «Nos cruzamos cada día, en nuestra calle, con personas que tienen dificultades económicas para acceder a algo tan importante en la vida diaria como unas gafas. Poderles aportar una mejor visión a su vida diaria, y algo básico, como unas gafas, es maravilloso», afirmaba ayer.

María Jesús revisó ayer a personas con 8 y hasta 9 dioptrías de miopía sin corrección visual, o con ella desactualizada. «Con esa graduación, nadie puede ver más allá de cuatro centímetros de su cara. De esta manera, es imposible reinsertarse en la vida laboral, o en el caso de los niños, tener las mismas oportunidades que sus compañeros. Por eso, estas acciones son tan importantes», añadía.

Una de las beneficiarias fue S.G., que acude regularmente a clases de informática, de la mano de Save The Children, con el fin de aprender a manejarse en internet para llevar a cabo trámites online, pero también para mejorar sus capacidades y salir así de su actual situación de desempleo. Llevaba unas gafas con una corrección antigua. «No veía la pantalla. Forzar la vista, me provocaba migrañas», explicaba. Además de solucionar su problema visual, eligió una montura muy coqueta, en color beige, que favorecía su rostro jovial.

Cristina López-Mora, gerente de la Ruta de la Luz, se encargó, una vez más, de coordinar la acción, un trabajo que exige semanas de preparación previa y posterior. «Todos los años programamos eventos con CaixaProinfancia, de manera coordinada con sus trabajadores sociales, para atender los casos que, en su labor diaria, han ido encontrando», explicaba Cristina. La responsable del proyecto daba, una vez más, las gracias a los seis ópticos que cedieron su tiempo en la acción de ayer. «Sin su generosidad, Ver para Crecer no sería posible, no podríamos darles una nueva oportunidad en la vida, a través de la salud visual, a tantas y tantas personas», añadía.

Ver para Crecer se apoya en la experiencia en materia de cooperación de la Fundación Cione Ruta de la Luz y en la capacidad tecnológica de las entidades que colaboran con ella. Su objetivo es revisar la vista de personas sin recursos o en situación de vulnerabilidad en España, apoyando a organizaciones locales que trabajan con estos colectivos, y proporcionar, a todo el que se le haya prescrito y la necesite, una gafa graduada nueva adaptada a sus gustos y necesidades.

Desde que naciera, en mayo de 2015, hace ahora nueve años, Ver Para Crecer ha revisado la vista de 3.500 personas en treinta y una misiones ópticas sobre el terreno y entregado más de 2.700 gafas graduadas a beneficiarios/as de organizaciones como Aldeas infantiles SOS (Barcelona, Granada y Tenerife), Fundación Tomillo (Vallecas, Orcasitas y Carabanchel en Madrid), Mensajeros de la Paz (Madrid, León y Toledo), Fundación Xilema y Comedor Solidario Paris 365 (Pamplona), REMAR (Madrid), Fundación Atenea en Sevilla y Sant Joan de Déu – Serveis Socials/Obra Social (Barcelona y Valencia), Fundación Jesús Abandonado (Murcia), Nazaret  (Alicante), Entidades del Programa CaixaProinfancia en Madrid, Tenerife y Zaragoza, Cruz Roja, en Loja (Granada), ADUNARE en Zaragoza y CEAR, en Málaga y Valencia, y FASFI.

Incluso durante la pandemia, Ver para Crecer no dejó de trabajar. Simplemente, adaptó la dimensión de sus acciones, transformándolas en individuales y con cita previa.

Fuente Comunicae