Claves para el ahorro energético en el sector de la hostelería

En el sector de la hostelería, se encuentran márgenes que, en general, son bastante ajustados. Esto, unido a los múltiples gastos fijos, hacen imprescindible una óptima planificación y optimización de todos los elementos que forman parte de su gestión, así como la creación de medidas para lograr un ahorro en costes que aumenten los beneficios.

En este caso, la cocina es el principal consumidor energético y más específicamente la zona de lavado le corresponde un 30% de ese consumo. Pequeños cambios pueden parecer poco significativos, pero a medio-largo plazo se traducen en importantes recompensas para cualquier tipo de negocio.

Winterhalter ofrece soluciones que consiguen un mayor ahorro energético. Por ello, sus equipos de lavado están especialmente diseñados para que su uso logre un consumo óptimo en todos los sentidos.

La eficiencia energética se considera un motor de rentabilidad para la hostelería, más aún en los estos tiempos en los que se viven unas subidas de precio de la electricidad de entre un 30% y un 40%, según cifras de Hostelería de España.

Algunas sugerencias de cómo obtener el máximo ahorro en la zona de lavado son las siguientes:

Uso eficiente de los equipos

Se debe realizar un correcto desbarase previo al lavado evitará repetir lavados para poder obtener el resultado deseado, así como encender el equipo con el mínimo tiempo previo a su uso. Además, hay que utilizar los programas adecuados y adaptados a cada tipo de material a lavar, usar el modo ECO, siempre y cuando sea posible y mantener la puerta/capota cerrada cuando el equipo no esté en uso, reteniendo de este modo el calor dentro. También es importante hacer un uso óptimo del espacio que proporciona la cesta de lavado, de este modo hacemos el ciclo de lavado más eficiente.

Las soluciones que ofrecen los equipos de lavado Winterhalter para optimizar el uso de los recursos son:

El consumo de agua es determinante para la eficiencia energética, ya que impacta directamente sobre el consumo eléctrico y de productos químicos. Los lavavajillas Winterhalter consumen el mínimo volumen de agua posible, garantizando a la vez un resultado perfecto.

Todos sus equipos disponen opcionalmente de un recuperador de calor incorporado. Gracias a este sistema, se aprovecha el vapor creado durante el lavado para precalentar el agua fría del suministro pudiendo ahorrar hasta 10 kW/h y a la vez mejorar las condiciones de temperatura en el lugar de trabajo.

Cuentan con lavavajillas aislados con doble pared en su totalidad para reducir la emisión de calor.

La posibilidad de conectividad entre el equipo de lavado y el propietario. Gracias a Connected Wash siempre se estará informado de su estado. 

Todos sus lavavajillas cuentan con lavado ECO.

Contar con un asesoramiento comercial

Este debe ser capaz de encontrar el máximo potencial de ahorro energético en cada tipo de negocio.

Adquirir equipos de lavado nuevos y eficientes

Esto es importante, así como formar a los operarios para su correcto uso. En ocasiones, un uso inadecuado puede traducirse en un gasto importante de electricidad. En este caso, Winterhalter ofrece formaciones online en Winterhalter Academy donde se dan las claves que facilitarán el día a día y mantendrán en el mejor estado el equipo de lavado.

Nuevos sistemas de ahorro energético

Existen sistemas de distribución de potencia eléctrica inteligente que reducen considerablemente el consumo de una cocina industrial. Es importante contar con equipos de lavado que estén diseñados para ser conectados a uno estos sistemas de manera opcional. 

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.