El arriendo de casas rodantes de la mano de la empresa especialista Be Camp

Viajar en casa rodante es un tipo de turismo que está en auge, ya que cada vez más personas quieren probar la libertad y comodidad que ofrecen estos vehículos. Ahora bien, para realizar una primera experiencia o disfrutar de esta modalidad de transporte y alojamiento sin realizar una gran inversión, es conveniente recurrir a la modalidad de arriendo casa rodante.

Para ello, en Chile, la empresa Be Camp ofrece dos modelos de casas rodantes todoterreno que son ideales para vivir una aventura con familiares o amigos. En particular, el modelo Huemul 5 resulta adecuado para 2 adultos y 3 o 4 niños. A su vez, el Cóndor 7 tiene todo lo necesario para un viaje de 7 personas.

Características y condiciones del arriendo de casa rodante con Be Camp

Los modelos que ofrece en alquiler esta empresa son aptos para todoterreno y resultan ideales para caminos como la Carretera Austral. Con estos tráileres, es posible viajar sin límites ni reservas, alojándose en cualquier sitio.

Para poder arrendar estas casas rodantes es necesario contar con un vehículo tractor con un motor de 2.500 centímetros cúbicos diésel o 3.500 centímetros cúbicos gasolina. Además, se necesita una bola de enganche, frenos eléctricos y una conexión de 7 puntos Europea. A su vez, Be Camp exige que el conductor tenga al menos 30 años de edad. Por otro lado, el período de arriendo mínimo es de 7 días en temporada alta y 3 días en temporada baja.

Las casas rodantes que esta empresa tiene en alquiler ofrecen varios días de autonomía total. En cuanto al equipamiento, cuentan con un freezer de 50 litros, baño químico, toldo lateral, un tanque de 150 litros y agua caliente para ducha y lavaplatos. Además, estos vehículos vienen con 2 balones de gas de 5 kilos cada uno, un inversor solar y cocina equipada.

Be Camp ofrece formación para aprender a viajar en casa rodante

Antes de entregar los vehículos, los especialistas de esta empresa realizan una instrucción de 30 minutos. Además, con anterioridad, los clientes reciben vídeos explicativos sobre el uso y las funciones de las casas rodantes.

Los miembros de Be Camp también ofrecen ayuda para enganchar la casa rodante al vehículo del cliente, conectando tanto las luces como el freno. Asimismo, estos expertos recomiendan realizar una revisión de todos los ejes de la casa rodante cuando ya se han recorrido entre 50 y 100 kilómetros, con el propósito de comprobar la temperatura. Si los ejes están demasiado calientes es necesario bajar la presión de frenado para evitar inconvenientes. Tanto la entrega como la devolución de los vehículos se realiza en Peñalolén.

A través de Be Camp es posible acceder a un servicio de arriendo casa rodante para poder disfrutar de una experiencia de viaje libre y diferente.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.