Los asombrosos beneficios de las velas naturales

Es posible que estas sean las fechas en las que más velas se encienden. Aportan una calidez y una magia innegables a cualquier espacio y también pueden ambientarlo con aromas agradables. Normalmente, se usan en espacios cerrados, por lo que es importante plantearse qué tipo de vela se está quemando o regalando, ya que casi todas están hechas de parafina y emiten una serie de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) dañinos para la salud que pasan a formar parte del aire que se respira.

Si se enciende una vela de parafina solo ocasionalmente en un espacio bien ventilado, no hay razón para alarmarse, pero para las personas que disfrutan encendiendo su vela perfumada cada noche, la empresa de ambientación natural HANAN PACHA recomienda utilizar alguna de las velas saludables y ecológicas que se pueden encontrar en el mercado y que, aunque a priori puedan parecer más caras que las de parafina, duran más tiempo y al final salen más rentables.

Velas que contaminan

Las velas de parafina, las que más se ven en las tiendas, contienen, según la Environmental Protection Agency, 20 químicos nocivos; entre otros:

Alcanos, alquenos, benceno, naftaleno, tetracloruro y tolueno. Su inhalación por tiempo prolongado aumenta el riesgo de enfermedades crónicas, desde alergias y asma, hasta algunos tipos de cáncer.

Microcristalinos – para mejorar la textura.

Polietilenos – para mejorar el acabado.

Vybar – un polímero (plástico) que eleva la temperatura de fusión.

Aceites minerales de origen petroquímico.

Polisorbato 80 – para potenciar la fragancia.

La parafina es un subproducto del petróleo que se fabrica a partir del lodo sedimentado en el fondo del barril de crudo. Incluso el asfalto se extrae antes que la parafina en el proceso de refinado. La pasta negra resultante ha de ser tratada y blanqueada en un proceso de producción muy intensivo y perjudicial para el ecosistema.

Por último, el quemado de la parafina no es limpio y acaba ensuciando techos, paredes y muebles con el uso prolongado, aunque esto puede ocurrir también en menor medida con velas y mechas naturales si no se mantienen adecuadamente.

A pesar de todos estos grandes inconvenientes, la mayoría de los productores de velas del mercado sigue haciéndolas de parafina, con fragancias y colorantes sintéticos añadidos para aumentar el atractivo del producto, aumentando también su toxicidad. Pero, afortunadamente, desde hace años hay alternativas más limpias y sostenibles de origen vegetal, como las velas de cera de soja que incluso algunas cererías tradicionales han empezado a utilizar como substituto de la parafina.

Alternativas saludables

Claro está que no todas las velas de cera vegetal son iguales y, en muchos casos, se les sigue añadiendo fragancias sintéticas con ftalatos y otras toxinas. HANAN PACHA recomienda velas de cera 100 % naturales perfumadas con aceites esenciales que aportan bienestar y ayudan a mantener un aire de calidad en una casa o establecimiento:

Cera de abeja: la más limpia, ecológica y natural; pero, si es de producción industrial, se maltrata a la abeja y, en cualquier caso no es apta para veganos.

Cera de soja: la más popular de las alternativas naturales, pero casi toda proviene de Brasil y EEUU, donde el impacto ecológico no se puede obviar y abunda el cultivo industrial y transgénico – es preferible que sea producida en la Unión Europea y que el fabricante sea transparente sobre el origen de los ingredientes

Cera de coco: suele mezclarse con cera de soja para mayor resistencia al calor, y es una de las alternativas más ecológicas y sostenibles.

Otro elemento importante es la mecha, que debe mantenerse a unos 0,7 mm de largo para minimizar la emisión de humo y alargar la vida de la vela, y que idealmente debería ser de algodón o cáñamo encerado o recubierto de papel, no recubierto de parafina como suele ser el caso.

A excepción de la de abeja, las otras ceras naturales son un producto industrial obtenido mediante un proceso de hidrogenación. Son una alternativa económica y una evolución muy positiva para el sector, ya que cada vez son más los fabricantes que se pasan a la cera vegetal. HANAN PACHA ofrece una gama de velas veganas elaboradas con una mezcla de cera de soja (de origen europeo sin OMG) y cera de coco.

La abeja reina

La cera de abeja es la opción más saludable, natural y sostenible. Se obtiene mediante el hervido en agua de los paneles y se produce localmente en casi todo el mundo, por lo que es fácil encontrar proveedores cercanos de cultivo ecológico y producción artesanal.

Además de ser la opción más ecológica, también es la más saludable. No ensucia el aire de la casa y lo limpia de polen, polvo y otros contaminantes. Estos contaminantes suelen tener una carga positiva que los mantiene suspendidos en el aire, pero los iones negativos que desprende la cera de abeja neutralizan su carga positiva haciendo que caigan al suelo o sean absorbidos por la vela.

Al limpiar el ambiente de patógenos aéreos, las velas de cera de abeja son una ayuda eficaz para reducir los síntomas de asma, alergias, etc. De hecho, son las únicas velas aptas para personas con alergias severas siempre y cuando no sean perfumadas o lleven una fragancia antialergénica apropiada. La gama de velas de cera de abeja de HANAN PACHA está elaborada con cera artesanal y ecológica de cercanía.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.